• Indicadores

    viernes 28 - febrero 2020

    Por -

    Gústenos o no…

    Por: Carlos Mario Cortés Rincón


    Gústenos o no la tecnología llegó para quedarse y transformar algunos de nuestros hábitos de vida, y, digo gústenos o no porque por diferentes medios noticiosos y a través de las redes sociales me enteré que Uber se va del país, como mi ignorancia en el tema de plataformas o aplicaciones es grande me deje explicar y enseñar bien para entender mejor el asunto.

    Admito que mi única experiencia en transporte es montarme por la puerta delantera y, buscar la salida por la puerta de atrás, pero, esto no me impide decir que estoy totalmente de acuerdo con los avances tecnológicos, ya que estos nos hacen la vida más cómoda y placentera, desde luego habrá cosas que cuestionar, no lo niego, pero no debemos irnos en contra de la tecnología.

    Al tal Uber no lo conozco, los taxis los he usado ocasionalmente pero, me he sentido muy mal cuando en repetidas ocasiones me han dicho “yo por allá no voy”. Quiero ser claro, regulen precios, cobren impuestos de forma equitativa, mejoren el servicio, pero no estoy de acuerdo en que nos vayamos en contra de la tecnología, hoy el mundo nos trae otras posibilidades, que debemos aprovechar.

    He dicho en varias ocasiones que “no todo tiempo pasado fue mejor”, lo digo y lo diré las veces que sea necesario, porque soy un convencido que el hombre evoluciona constantemente y con él sus formas de vivir y habitar este planeta. Es lógico que las cosas no son igual que ayer, obviamente, nuestros antepasados vivieron bajo unas condiciones muy diferentes a las nuestras y tuvieron conceptos y apreciaciones de cosas, ideas o personas que nosotros tal vez no aceptaríamos.

    Sin discusión alguna, quienes cambiamos somos las personas, porque el aire es igual, aunque más contaminado, la lluvia cae de la misma forma, el sol calienta en su horario habitual, la naturaleza sigue su curso al igual que los ríos sus cauces. Como profesor, manejé la tiza por muchos años, me costó pasar de la máquina de escribir al computador, nadie me obligó, pero yo vi la necesidad de aprender, la necesidad de cambiar.

    Gústenos o no, para bien o para mal, las sociedades se transforman mediantes mutaciones físicas y mentales, las sociedades no son estáticas. Culturalmente lo que cambia es la forma de pensar, sentir y obrar de los seres humanos, quienes somos los que realmente transformamos la cultura.

    Teniendo en cuenta la tecnología como motor transformador y dinamizador, como no recordar que otrora los televisores eran a blanco y negro, empotrados en muebles grandes, no había control remoto y sólo se exhibían uno o dos canales con una programación limitada, no se presentaban desnudos ni noticieros amarillistas, en la lista de programas estaban Los Pica Piedras, Los Supersónicos, La Familia Ingalls, La Perra Lassie, El Hombre Nuclear, La Mujer Maravilla, Los Magníficos…

    Otro artefacto más era la radio, un aparato grande que al igual que el televisor había que esperar que se calentaran los tubos de su interior para que dieran señal. En esa magnífica caja se podía escuchar música, algunos rudimentarios noticieros, radionovelas, partidos de fútbol y la inolvidable vuelta a Colombia en bicicleta. No había licuadora, pero existía el moresco, la lavadora era una poceta grande y unas buenas manos para restregar, los hornos eran de leña y las estufas solo de luz eléctrica.

    En mi época de niño llegaban cartas y telegramas, no había Facebook ni WhatsApp, ah, recuerdo a Jaime, el fotógrafo del barrio, quien pasaba los fines de semana retratando de puerta en puerta a todo aquel que posara frente su cámara, no había casa donde no hubiese una foto colgada de la pared. En fin, la tecnología era escasa, pero se vivía bien. En semana santa nos llevaban a ver la misma película “Mártir del Calvario”, la vimos más de diez veces.

    Teniendo en cuenta lo anterior sigo con la idea que la tecnología no la podemos despreciar, nos debemos valer de ella para hacer más llevadera la vida, pensemos solamente en cuánto ha servido la tecnología en la medicina, sin lugar a duda los hospitales hoy tienen mejores posibilidades de salvar vidas, en fin… no estoy de acuerdo con la pelea o mejor el conflicto que se está dando entre los taxistas y don Uber.

    Que tal hoy los caballos peleando con los autos porque les quitaron el hombre de encima, los carteros demandando a Hotmail por haberlos dejado sin trabajo, por otra parte Cine Colombia y Cinemas Procinal demandando a Netflix por llevar cine a las casas sin necesidad de ir hasta los teatros, y fósforos “El Rey” demandando las candelas a gasolina y de gas. Gústenos o no, el mundo gira.



    Deja tu comentario

    Te puede interesar

    • Entre la verdad y la memoria

      La memoria histórica debe ser la compilación de la verdad; por eso no entiendo por qué el Acuerdo con las Farc cre...

    • Que se venga

      La clasificación a la fase de grupos por parte del Deportivo Independiente Medellín en la Copa Libertadores tiene a ...

    • Amar en libertad

      En nuestra sociedad machista donde el hombre ha jugado a la doble moral, él  se ha apoderado absolutamente de toda l...

    • Por si las moscas

      Era un bar cualquiera cerca de la Calle Narváez. Uno de esos bares largos como cigarrillos a medio fumar en los que n...


    Suscríbete a nuestros boletines

    Recibe todos los días las noticias más relevantes de Minuto30.com

    Instala nuestras Apps

    Todas las noticias de Minuto30 en tu bolsillo
  • Minuto30 para Android
  • Minuto30 Play para Android
  • Minuto30 Play para iOS
  • Síguenos en las redes

    Minuto30.com
  • Minuto30 S.A.S - Copyright © 2020 | Superintendencia de Industria y Comercio - Nit: 900604924-8 | Medellín - Antioquia, Colombia | info@minuto30.com