in

Las gestoras sociales

Por: Surany Arboleda Arias

Surany Arboleda Arias 1200 x 720

Se dice que “detrás de todo hombre hay una gran mujer”. Yo no logro identificarme con este adagio popular tan repetido por muchas de nuestras abuelas y madres, porque para mí este dicho esta desactualizado. Hoy las mujeres no estamos detrás, estamos al lado como un pilar de apoyo y edificación en la construcción de grandes proyectos.

La noticia de la separación de su cargo del alcalde de Medellín, Daniel Quintero, tomó a muchos antioqueños y colombianos por sorpresa. Por estos días, en los que las redes sociales como Twitter e Instagram y diferentes medios de comunicación nacional nos han mantenido dateados de todo lo que pasa alrededor de este hecho jurídico, una decisión de la procuradora Margarita Cabello desató una tormenta político-jurídica a nivel nacional.

Pero devolviéndome al acápite de la relevancia del papel que hoy juega la mujer que acompaña a una figura política, una de las mejores exponentes de lo que significa determinación y fuerza es, sin duda alguna, Diana Marcela Osorio, gestora social del Municipio de Medellín, una mujer que con gran liderazgo y muchísima altura siempre está muy atenta y lista a responder y cuestionar todo lo que se diga de su esposo y de cómo este ha desempeñado su mandato.

Lea también  A propósito de la incidentalidad

El hoy separado de su cargo como alcalde de Medellín puede decir una vez más que su esposa es una líder natural, poseedora de un innegable carisma; es una mujer que sabe transmitir y todo ello lo logra en una perfecta armonía y camaradería de pareja. Esto demuestra el liderazgo que deben tener las gestoras sociales al lado de sus parejas y lo importante de que ellas asuman esta función con compromiso, ahínco y determinación .

No dejo de pensar también en el liderazgo que deben tener las posibles futuras primeras damas y no puedo dejar de nombrar a Verónica Alcocer, quien hace campaña de una manera muy activa al lado del hoy candidato Gustavo Petro, apareciendo muy fresca con una campaña propia y paralela a la de su esposo. Hasta la vemos y oímos en comerciales de radio y televisión hablando de sus prioridades como primera dama.

Lea también  A propósito de la incidentalidad

Sus redes sociales son manejadas de una manera impecable, haciendo recorridos por hermosos parajes de nuestra geografía y disfrutando de varias fiestas culturales, su mensaje de cercanía con las mujeres y las realidades sociales de nuestro país es abordado en ellas.

Todo eso apunta a que quiere captar la atención de las mujeres colombianas, un voto difícil de captar. En las otras campañas las esposas de los candidatos han estado pasivas y solo faltan pocos días para los comicios.

Empecemos ¡ya! para que se aplique otro dicho popular: «amanecerá y veremos» qué papel jugarán las mujeres que acompañan a estas figuras masculinas, de aquí al 29 de mayo, seis mujeres que podrían llegar a ser la primera gestora social de nuestro país o mejor conocida como la primera dama de Colombia.

Dale click a "Me gusta esta página"


Google Noticias