Síguenos

Opinión

Génesis

Publicado

el

angelafalla2

angelafalla2
Una carta abierta para ti que fuiste asesinada por ser niña y que moriste ante una sociedad impávida que no protege.

Querida Génesis, no queda más que pedirte perdón. Perdón por dejarte asesinar a manos de un hombre que robó la inocencia de tu cuerpo, que te arrebató en pocos minutos la vida y que luego deliberadamente pensaba borrar las huellas de su delito, incluido tu cuerpo.

Te pido perdón por esas personas que solo se enfurecen en redes, que solo quieren opinar de las tendencias que duran un día. Porque estamos indignados en el sofá mientras allá, lejos, cada quince minutos una niña o una mujer son víctimas de alguna violencia sexual.

Perdona porque sé que si hubieras sido famosa o tu asesino fuera un niño riquillo, no te estarían olvidando. De ser así, muchas personas se hubieran tomado una foto y la hubieran publicado en sus redes con tu nombre en una esquina.

Perdónanos por no darnos cuenta que con cada pequeña acción colaboramos para que lo que te paso a ti le pase a otra niña o mujer. Aun sabiendo que la responsabilidad de cambiar nuestra sociedad es nuestra y la tenemos al alcance de nuestras manos.

Perdón por los medios de comunicación, que ahora presentan tu noticia como un delito atroz, pero cada día cosifican el cuerpo de la mujer y venden chicles o cervezas con ellos, que cada vez que hablan de un feminicidio dejan entrever que la víctima tuvo la culpa como si algo justificara que una persona le quitara la vida a otra y en pocas palabras nos venden, y venden el sexo y la sexualidad como un producto más.

Perdón por esas figuras públicas que en sus discursos justifican las violencias contra las mujeres, sean las micro o las macro, sin saber que hay niñas como tú que crecen creyendo que eso está bien. Y cuando a ellas no les pasa sienten que algo está mal.

Perdón por esta sociedad que sigue reafirmando cómo debemos vestirnos, cómo caminar, cómo reír, cómo hablar, cuánto pesar, cuándo pensar, cuántos 90-60-90 debemos medir. Y entonces nos vemos obligadas a no comer, a taparnos, a callarnos. Y claro, por ello tenemos que hacer grandes esfuerzos y ser las mujeres que no queremos ser, viviendo vidas vacías.

Perdón porque no te lloramos suficiente, porque no tomamos tu caso y el de muchos más como advertencia y siguen sucediendo. Siguen matando nuestras niñas, ahí en nuestras narices, sin que nos importe.

Por ver a las mujeres y niñas como seres inferiores, tú no puedes hacer esto, no puedes hacer aquello, por pensar que son personas de segunda clase.

Perdón porque el mensaje siempre es cuiden a nuestras niñas y niños, nunca es no violen y maten a nuestras niñas y niños. Por imponerle la responsabilidad a las víctimas.

Te pido infinito perdón, Génesis, porque si seguimos así serás como Sandra Catalina, una niña que como tú, fue violada y asesinada en una estación de policía hace más de 25 años y el infame asesino, después de cumplir una irrisoria pena de prisión, fue liberado y está en las calles, quizá buscando su próxima víctima. Perdón porque si esto sigue así, serás olvidada.

Publicidad