in

El gobernador de Florida pide al Congreso el fin del autogobierno de Disney

La polémica inició por ley conocida como «Don’t Say Gay» («No digas gay»)

disney
Visitantes caminan frente al Palacio de la Cenicienta en el parque temático Magic Kingdom, de Florida, en una fotografía de archivo. EFE/Álvaro Blanco

Miami, 19 abr (EFE).- El gobernador de Florida, el republicano Ron DeSantis, anunció este martes que pidió al Congreso estatal una ley para acabar con las protecciones especiales que permiten al complejo Walt Disney World desde hace décadas operar como un organismo autogobernado.

DeSantis dijo en rueda de prensa que solicitó al Parlamento estatal que durante la sesión especial que comienza hoy para definir un nuevo mapa electoral aborde también la eliminación del Reedy Creek Improvement District, creado en 1967 y donde se asienta el gigante del entretenimiento que prácticamente le permite gobernar por su cuenta.

«Sí, considerarán el mapa del Congreso, pero también considerarán la terminación de todos los distritos especiales que se promulgaron en Florida antes de 1968 y eso incluye el Reedy Creek Improvement District», anunció el gobernador en una conferencia en The Villages, al norte de Orlando.

Lea también
Por una tempestad podrían aplazar de nuevo la misión Artemis a la Luna

Este distrito especial abarca unos 100 kilómtetros cuadrados y se asienta entre los condados de Osceola y Orange, en el centro del estado, y permite a Walt Disney World tener su propia policía y cuerpo de bomberos, entre otros aspectos.

El anuncio de hoy supone un nuevo capítulo en el pulso que DeSantis mantiene con Disney tras las críticas que la empresa hizo por la promulgación de la polémica ley conocida como «Don’t Say Gay» («No digas gay»), que prohíbe a los maestros floridanos de hasta segundo grado hablar en las aulas sobre orientación sexual e identidad de género.

Lea también
Por lo menos cuatro muertos es el saldo que deja la explosión en una mezquita en Kabul

La ley, aprobada por el Parlamento y rubricada en marzo por el gobernador, mereció que Disney señalara en un comunicado que la norma «nunca debió ser aprobada» y al mismo tiempo se disculpó con sus empleados por haber mantenido silencio y optar por hacer campaña en contra de la ley «detrás de las cortinas».

Poco antes de la promulgación de la ley, el presidente ejecutivo de Disney, Bob Chapek, anunció que la compañía cancelaba sus cuantiosos donativos políticos en Florida, lo que incluye al propio gobernador, y que incrementaría sus fondos a favor de grupos que combatan medidas similares en otros estados.

El gobernador floridano acuso recibo y llegó a señalar que el pronunciamiento de Disney era «deshonesto» y había «cruzado la línea».

Dale click a "Me gusta esta página"


Google Noticias