Síguenos

Opinión

Fin del juego ¿y quién ganó? En definitiva, el medio ambiente no

Publicado

el

sara espitia

sara espitia

“Documento probaría que Ecopetrol sabía de graves fallas en pozo Lizama 158 de Barrancabermeja” (Noticias Caracol) “Emergencia ambiental, sin freno, y Ecopetrol lo sabía desde 2016” (El Colombiano) “Comunidad denuncia nueva fuga de crudo en Barrancabermeja” (El Tiempo)

Estos son algunos de los titulares que han venido circulando por los medios de comunicación acerca de la emergencia ambiental que se está viviendo en algunos municipios de Santander, por el derrame de petróleo que empezó a extenderse el 2 de marzo desde el campo de producción Lizama.

La mancha se produjo por un posible rompimiento de un tubo en el pozo Lizama 158, lo que generó que para el 11 y 15 de marzo, la mancha creciera hasta alcanzar algunos cuerpos de agua.

Ecopetrol afirma que el afloramiento ya está controlado; sin embargo ¿Qué tan cierto es? Algunos ambientalistas han asegurado que la crisis continua y que se siguen emitiendo gases que están afectando la fauna y flora del sector.
Además, la empresa petrolera emitió un comunicado este martes en el que afirmaba que se detectó un nuevo orificio muy cerca al pozo donde se produjo el primer derrame; sin embargo, aclara que este se encuentra controlado y no corresponde a otro punto de emanación del crudo.

El daño está hecho y es algo verdaderamente lamentable; Ecopetrol debe pagar por los daños al ecosistema y a los habitantes del sector que ha causado su imprudencia, ya que la empresa tenía conocimiento de ciertas dificultades operacionales que estaban ocurriendo en este pozo. Entonces ¿Por qué no se previno esta tragedia?
Ecopetrol aun tiene que esclarecer muchas de las causas del derrame y terminar de contener el crudo que circula en las fuentes hídricas. Aunque no solo esa empresa debe rendir cuentas, el problema también le corresponde a la Agencia Nacional de Hidrocarburos.

Pero este imperdonable suceso es solo la ventana al desastre ambiental que existe en el mundo. Estamos acabando con los ecosistemas, hemos pasado por encima de todas las especies y ya es hora de que nos demos cuenta de que no podemos seguir construyendo una sociedad que pase por encima del medio ambiente (en realidad debimos haber tomado medidas desde mucho antes). Con esto no digo que no existan empresas o colectivos que promuevan el cuidado ambiental; sino me refiero a que esto nos compete a todos y no a unos pocos; se trata de abrir los ojos y trabajar en conjunto.

Si seguimos derrochando los recursos naturales, no tendremos como vivir y es el fin del ‘juego’, tanto para nosotros, como para las otras especies. ¿Vale la pena? ¿En verdad es necesario acabar con todo a nuestro paso? Para mi es un rotundo ¡No! Y puede que muchos economistas o empresarios me contradigan, porque elementos como el petróleo mueven la economía de muchos países; sin embargo, pensemos por un momento ¿De qué sirve sostener una economía basada en malgastar los recursos? A la larga esto solo traerá tragedia y escases.

Síguenos en:
Google Noticias Canal Telegram Canal Telegram
Publicidad
Publicidad

Medellín