Síguenos

Opinión

Exprimiendo el lado bueno

Publicado

el

sara espitia

sara espitia

Después de revisar los titulares de las noticias; las primeras planas de los periódicos; escuchar un poco de radio. Me di cuenta como en su mayoría, los medios de comunicación solo muestran crueldad, muerte, catástrofe y el desdén de nuestra sociedad. Las buenas noticias son pocas. Se supone que Colombia es uno de los países más felices del mundo, entonces ¿Por qué al ver estos medios evidenciamos lo contrario?

La explicación es simple. Algún día un periodista, de uno de los medios de comunicación más importantes del país, me dijo “mostramos lo que el televidente quiere ver. Hacemos que se sientan apoyados y corroboramos el entorno en el que viven.”

En ese momento entendí como los medios nos ofrecen noticias por ‘rating’. Como nos ofrecen solo la visión de la sociedad la cual nos quieren vender. Para equilibrar un poco la balanza, no digo que sea del todo malo mostrar el dolor por el cual pasan los habitantes de nuestro país, después de todo hace parte la realidad a la que nos enfrentamos día a día.

Sin embargo; concuerdo con el texto del periodista colombiano Héctor Abad Faciolince: Balas, goles y kolas. En el que expresa su desacuerdo con la línea informativa que llevan estos medios; los cuales siguen un mismo esquema: violencia, farándula y deporte. Sin invitar siquiera a una reflexión.

“Este país está lleno de historias sin contar, de sucesos desgarradores mal explicados. Pero, como si no estuviéramos hasta el cuello de acontecimientos dignos de la primera plana, le añadimos exageraciones macabras a nuestra ya de por si despiadada realidad” dice Héctor Abad.

No podemos entonces, mostrar solo lo malo de una sociedad, sin pensar en la manera de darle solución a nuestros conflictos. Ni mucho menos podemos dejar a un lado todo lo bueno que tiene nuestro país, desde sus lugares turísticos, hasta las personas que luchamos por darle un cambio al entorno en el que vivimos.

Colombia es un territorio con diversidad de culturas, fauna y flora. Podemos exprimir de nuestro país infinidad de cosas que aporten a su desarrollo; sin seguirlo desangrando y sin destruir sus reservas. Podemos apostarle a la educación, al arte, a la cultura, a sus habitantes.

Aquí existen fundaciones, colectivos y trabajadores sociales dispuestos a trabajar día a día por el bienestar de nuestro territorio. Aunque no es suficiente, hacen falta manos, hacen falta más personas con ánimo de levantarse a construir y dejar de mirar tras una pantalla las problemáticas que aún nos aquejan.

Veamos el lado bueno de haber nacido en Colombia; tomando la verdadera responsabilidad que conlleva tener esta nacionalidad y levantando nuestra bandera tricolor con orgullo.

Entonces saquemos el jugo de Colombia.

Publicidad
Publicidad

Medellín