in

Excesos Políticos

Por: Diego Calle Pérez

diego calle 1200 x 720

Excesos políticos son aquellas maniobras y jugadas sucias, mezquinas y cochinas que aplican esos llamados políticos de turno. Esos políticos que se creen dueños del voto de los ciudadanos, creen que manejan, por una camiseta, una gorra, un sanduche o sancocho en las elecciones. Excesos políticos, son los muchos casos que se están denunciando, en la contratación de obras, que dejan a medio terminar y luego se enredan en la fiscalía por buscar el culpable de tanto desastre.

La política democrática, la que nos han hecho creer, corre muchos riesgos, seguramente, ya se estarán inventando un seguro para venderle a los que están en el capitolio nacional. Excesos políticos, son aquellos que pontifican al que ya no se puede nombrar por múltiples razones, la historia contará detalle a detalle, en una línea del tiempo, donde el propio tiempo pierde su cronología. Allí, la democracia, así, se convierte en un ritual hegemónico del poder.

Lea también
Clientela burocrática

Estas son algunas de las características del exceso político:

  1. Simples electores: no hay ciudadanos, son solo electores, se necesitan es los votos y a como dé lugar se hacen las piruetas para conseguir cautivar a unos y otros con tal de entrar a la pirámide de allegados al clan, a la empresa electoral, al partido del aval.
  2. Emociones políticas: hay que buscar un tema que crea sintonía con los electores, aunque se tenga que salir en la foto con el perro, el gato y el niño en el hospital. Mientras más natural sea asistir a la eucaristía más credibilidad se puede ganar.
  3. Políticos geniales: unos se mimetizan tanto que no se alcanzan a ver en los escándalos, otros tienen equipos de apoyo que logran la votación es por la gestión de otros, otros aportan con billete y con promesas para concejales y alcaldes.
  4. La política ética: escasa como la rama judicial en un país fracturado y en cuidados intensivos ante tanto voto de opinión que se expresa entre las calles sin mucha pasión, por aquel o tal candidato, la política ética es la que menos votos tiene y los poquitos que alcanzan a llegar casi nunca repiten su hazaña y si la repiten es porque han hecho mucho drama griego en las plenarias del congreso.
Dale click a "Me gusta esta página"


Google Noticias