Síguenos

Opinión

Evocando las proezas del maestro Zubeldía

Publicado

el

daniel castro osorio

Hace 33 primaveras en la Bella Villa, expiró Osvaldo Juan Zubeldía. El más sobresaliente técnico del fútbol colombiano en la década de los 70”.

daniel castro osorio

Guía, mentor, consejero y revolucionario del argot futbolero en tierras cafeteras. “El argentino llegó a Nacional a enseñarle al fútbol colombiano nuevos rumbos y nuevos objetivos. Y no solo eso, sino también a ganar. En cuestión de cinco meses sacó a Nacional campeón: donde ponía el ojo, ponía la meta. Se trataba de un técnico que enseñó comportamiento dentro y fuera de la cancha”.

El 12 de agosto de 1976, debutó con un triunfo ante Millonarios; ese mismo año logró el primer título con la institución, acaecimiento que repitió en 1981.

Junto a los títulos; formó una gran camada de deportistas, aquel denominado “Kínder de Zubeldía” el mismo que entregó a las diferentes regiones, deportistas de la talla de: Hernán Darío Herrera, Pedro Sarmiento, Víctor Luna, Norberto Peluffo, Gabriel Jaime Gómez. Zubeldía les dio la oportunidad a jugadores que mostraban condiciones, algunos ya habían debutado y les dio la oportunidad de que continuaran.

Tiempo antes de conseguir el título de 1981 con Atlético Nacional, dijo: “Dejo a Nacional arriba y me voy”. El título lo consiguió en diciembre, y murió en enero.

“Marcó un antes y un después”, dice el entrenador Francisco Maturana. “Nos enseñó que el trabajo es la clave fundamental para el éxito porque antes de la llegada de Osvaldo, éramos demasiados distraídos en esos aspectos”.

Zubeldía: el maestro, el sabio. Como olvidar sus frases. “A ningún técnico le han aguantado tanto como me aguantó la hinchada de Nacional”. Argentino con aires cafeteros, se radicó durante su estadía en el hotel Nutibara, propiedad del entonces presidente verdolaga.
Era un hombre con amplio conocimiento, de quién hoy recordamos frases como estas:

“Al jugador hay que hablarle siempre, explicarle las razones de cada determinación.”

“Cuanto mayor sea el contacto del técnico con el futbolista, mejor marchará el grupo; será más difícil el resquebrajamiento porque hay diálogo, se habla de frente, se justifican cosas”.

El onceno gobernado por Zubeldía contribuía con creces el tributo para ingresar al Coloso, religión inquebrantable que debía cumplirse a cabalidad todos los domingos. Tenía un colectivo de jugadores con auténtico sentido de pertenencia por la institución, institución que levemente iniciaba la locomoción por la senda de la victoria, influidos por una nítida expresión futbolística.

Osvaldo Juan Zubeldía, con su mística y su profesionalismo, inició una época perdurable para la historia de Atlético Nacional; ese equipo verde que subrayó una gran historia.

Los tiempos han cambiado. Hoy, predomina el futbol resultadista, el mismo que se niega a vivir de la historia. Infortunadamente, a veces, la hinchada pareciera blasfemar y querer borrar cualquier vestigio de esa gloriosa e inolvidable época.

Hasta siempre maestro, Gracias infinitas por el legado que nos dejaste.

Publicidad
Publicidad

Medellín

Publicidad