Estas son las características de los perros rescatistas

Los caninos muestran empatía con los humanos y son sensibles ante el sufrimiento

Perro rescatista/ Foto: sinembargo.mx
Perro rescatista/ Foto: sinembargo.mx

Luego del terremoto de 7,1 grado que sacudió a México el pasado 19 de septiembre, donde edificios quedaron colapsados y personas bajo los escombros, el apoyo de los perros entrenados ha sido de suma importancia para las tareas de rescate.

Según el portal Quién, el entrenamiento y la relación con los humanos ocupa un lugar relevante para lograr desarrollar las tareas de rescate.

El medio apunta que desde los 14 meses hasta los 20, empiezan las pruebas para integrarlos y hacerlos reconocer como perros rescatistas, sin embargo, desde las primeras etapas de sus vidas se comienzan los entrenamientos.

Por ejemplo, los canes que presenten un carácter más inquieto, podrían estar más aptos para la búsqueda y recuperación de personas.

Los perritos son capaces de detectar olores específicos y sus características físicas les permiten transitar por espacios reducidos.

Otra cualidad a resaltar es que lo perros muestran gran empatía y son sensibles al sufrimiento humano.

El “binomio canino”, es la relación de confianza que tiene un perro con una persona, como confirma el portal citado.

Esta estrecha relación emocional se construye con el pasar de los años, y permite que la participación de un can en una situación de rescate sea un éxito.

Se dice que, generalmente, la comunicación con los perros se hace en alemán, por ser considerado el “idioma universal canino”.

Aunque perritos de raza o criollos son capaces de realizar las tareas de rescate, los más idóneos para ello son el pastor alemán, pastor belga y labrador retriever entre otras, que generalmente, son de talla grande.

Quién también afirma que las actitudes que se mira en un perro son: seguridad e indiferencia a personas desconocidas, elementos perturbadores  su capacidad de soportar condiciones desfavorables.

Esto último quiere decir, calor o frío, polvo, humo, olores fuertes y trabajo prolongado.

La prueba física con las tareas relacionadas a los rescates de sismo, consta en poner cosas escondidas sin posibilidad de contacto visual o de alcance al perrito.

También pueden haber distractores como fuego o ruidos de motor y martillo.

 

 

Comentarios