“Estaba vivo cuando lo ataron”: Un niño de 4 años salió a jugar y apareció colgado de un puente

Cortesía.

Ulises Benjamín Amaya de 4 años de edad salió de su casa a jugar con sus amigos entorno a las 3 PM y horas más tarde apareció colgado de un puente en Tucumán, Argentina. El hecho causó gran conmoción en la capital departamental y fue rechazado por la población.

Su abuela lo dejó salir a jugar con sus amigos, cuando de repente lo perdió de vista y denunció la desaparición ante las autoridades, quienes dos horas más tarde lo encontraron sin vida ahorcado.

Desde un primer momento se descartó que el pequeño se hubiera suicidado ya que una mujer escuchó al niño llorar acompañado por otro sujeto que lo llevaba hasta el puente.

El pequeño vivía en un barrio de pocos recursos situado en la localidad argentina de Tucumán. El puente donde fue colgado se encontraba a algo menos de medio kilómetro y al parecer es un lugar inseguro, pues los vecinos de Benjamín prendieron fuego al lugar, luego de que se conociera la muerte del pequeño.

“Ese puente lo utilizan para matar y para violar, tiene que ser destruido”, afirmó un vecino a los medios locales.

Según la autopsia no hubo abuso sexual, pero el cuerpo tenía signos de haberse defendido en su cara y manos, lo que hace pensar a las autoridades de que el pequeño se resistió a ser violado y por eso lo mataron. Los primeros indicios indican que el niño conocería a su victimario.

Hasta el momento lo único que se sabe es que el pequeño fue colgado vivo y su muerte se produjo por asfixia.

Ulises Benjamín Amaya. Cortesía.