En la mira la mujer más rica de África por haber hecho su fortuna con negocios ¡MUY CUESTIONABLES!

Isabel Dos Santos. Foto: Instagram.

La mujer más rica de África, Isabel Dos Santos, ha sido acusada de acumular su fortuna avaluada en alrededor de 2.000 millones de dólares gracias a acuerdos preferenciales y negocios hechos con dinero del estado de Angola.

Isabel es la hija del que fue presidente de Angola durante 38 años, José Eduardo Dos Santos, lo que le ha dado un papel privilegiado a la hora de hacer negocios. Se dice que durante el mandato de su padre, la mujer quedó al mando de la empresa petrolera angolesa Sonangol y desde la filiar británica Isabel habría firmado varias facturas por montos millonarios a razón de gastos generales no especificados, todo el día de su despido.

Además, varios documentos filtrados a diferentes medios de comunicación locales e internacionales muestran que tanto ella como su esposo tuvieron acceso a valiosos activos estatales en una serie de negocios turbios. También se dice que gran parte de su fortuna tiene su origen en una participación en la compañía energética portuguesa Galp, la cual fue comprada por una de las empresas de Dos Santos a Sonangol en 2006.

Lea también
EE.UU. confirma la extradición de Alex Saab, presunto testaferro de Maduro

Los documentos muestran que Isabel solo tuvo que pagar el 15% del pago inicial y que los 63 millones de euros restantes se convirtieron en un préstamo a bajo interés de Sonangol, que según esto, su deuda con el pueblo angoleño no tuvo que pagarse durante 11 años. Como si fuera poco, su participación en Galp ahora vale más de 750 millones de euros.

La compañía de Dos Santos ofreció pagar el préstamo de Sonangol en 201, pero la oferta de reembolso debería haberse rechazado porque no incluía los casi $10 millones de dólares de intereses adeudados. Pero Dos Santos estaba a cargo de Sonangol en ese momento y aceptó el dinero como pago total de su propia deuda, tal como publica BBC News.

Lea también
Mujer guardó sus ahorros en un pañal y lo tiró a la basura pensando que estaba sucio

Una situación similar también se presentó en la industria de los diamante, donde el esposo de Isabel, Sindika Dokolo, firmó un acuerdo unilateral en 2012 con la empresa de diamantes estatal de Angola, Sodiam, y se suponía que eran una sociedad al 50% sobre un acuerdo para comprar una participación en la compañía joyera suiza De Grisogono.

Pero fue financiado por la empresa estatal. Los documentos muestran que 18 meses después del acuerdo, Sodiam había puesto $79 millones de dólares en la sociedad, mientras que Dokolo solo había invertido US$4 millones. BBC también informa que Sodiam también le otorgó un bono de $5,5 millones de dólares por negociar el acuerdo, por lo que no tuvo que usar nada de su propio dinero en la operación.

Síguenos en:
Google Noticias Canal Telegram Canal Telegram