El Gobierno de Indonesia es cuestionado por ejecutar a un reo brasileño que padecía de esquizofrenia

La ONG Human Rights Watch (HRW) acusó hoy a las autoridades de Indonesia de ejecutar a un reo brasileño condenado por narcotráfico que sufría esquizofrenia y bipolaridad.

Celia Veloso (izda), madre de la filipina indultada Mary Jane Veloso, y su hermana Marites (dhca) abandonan la prisión de Wirogunan tras visitar a Mary Jane en Yakarta (Indonesia).EFE
Celia Veloso (izda), madre de la filipina indultada Mary Jane Veloso, y su hermana Marites (dhca) abandonan la prisión de Wirogunan tras visitar a Mary Jane en Yakarta (Indonesia).EFE

El subdirector de HRW en Asia, Phelim Kine, criticó al fiscal general indonesio, HM Prasetyo, por alabar el orden con que se llevaron las ejecuciones de ocho prisioneros en la madrugada del miércoles, cuando uno de ellos sufría una enfermedad mental.

Según la legislación indonesia e internacional, los prisioneros con patologías mentales no pueden ser ejecutados.

Gularte no sabía que iba a morir hasta los últimos minutos antes de enfrentarse al pelotón de fusilamiento, dijo el sacerdote católico que lo acompañó”, afirmó Kine en un comunicado.

El subdirector de HRW señaló que fuentes diplomáticas brasileñas recordaron que Gularte padecía una “situación psiquiátrica muy grave“, a pesar de que psiquiatras del Gobierno indonesio no le diagnosticaron ninguna patología mental.

HRW pidió a Indonesia una investigación sobre la ejecución de Gularte y una moratoria a todas las ejecuciones para evitar nuevos abusos.

Gularte, de 42 años, fue detenido en 2004 con seis kilogramos de cocaína dentro de varias tablas de surf y sentenciado a la cadena capital al año siguiente.

Tras diez años en el corredor de la muerte, el brasileño fue ejecutado pasada la madrugada del martes en la prisión de la isla de Nusakambangan, en Java Central, junto a dos australianos, tres nigerianos, un ghanés y un indonesio, todos condenados por tráfico de drogas.

Indonesia ha afirmado que las ejecuciones fueron acordes con la ley y que se enmarcan dentro de la lucha contra el narcotráfico, que considera una emergencia nacional. Sídney (Australia), 1 may (EFE)