'Visión y Futuro'

El arma letal de impunidad

Por Natalia Bedoya

Quizás equivocarnos hubiera sido una buena noticia para Colombia, pero lastimosamente el tiempo nos está dando la razón, los colombianos que salimos a las urnas a rechazar las condiciones del acuerdo de “paz”, acertamos en los riesgos de crear un tribunal para las Farc, que a todas luces terminaría siendo una plataforma de impunidad.

Durante los 11 meses que lleva operando la JEP, la impunidad, acompañada de la burla sistemática de los cabecillas de las Farc, que no acuden ante las citaciones y mediante cartas expresan su voluntad, ha sido una constante. El objetivo de sanciones proporcionales a los crímenes cometidos parece alejarse y la impunidad parece convertirse en arma letal que contribuye a la revictimización.

La esperanza de una justicia transicional, que pudiera avanzar en sanciones proporcionales y que fuera implacable con quienes no dijeran toda la verdad, llevando a una reparación moral y a una extinción del dominio efectiva de todos los bienes que no fueron debidamente declarados para que sirvieran en la reparación de las víctimas, fue solo una ilusión. Esa justicia transicional ideal, solo quedó en el imaginario colectivo de los colombianos que queremos una paz con justicia y garantías de no repetición.

Hoy no hay una voluntad real de las Farc de acudir a los llamados de la JEP, los abogados y las misivas han atendido las citaciones y se desconoce el paradero de máximos responsables de crímenes de lesa humanidad, como alias “El Paisa”.

La JEP se ha extralimitado, ha protegido durante estos meses a Jesús Santrich, con excusas ha impedido la extradición del narcotraficante que reincidió después de firmado el acuerdo. Desconociendo las condiciones de la extradición pactadas, la JEP ha impartido como un arma letal para proteger y garantizar la impunidad de las Farc. La modificación del acuerdo de la Habana parece ser la única alternativa para frenar el arma de impunidad y garantizar una paz con justicia y garantías de no repetición.



Opinión



Mascotas perdidas y en adopción