Economía chilena da gran salto tras golpe del terremoto.

Un incremento de la demanda interna y la reconstrucción tras el poderoso sismo que azotó al país en febrero pasado dieron un fuerte impulso a la economía chilena, que en el segundo trimestre de 2010 creció 6,5%, su mayor alza en cinco años.

©AFP / gustavo izús.

El Banco Central (BC) chileno anunció este miércoles que el crecimiento en el segundo trimestre fue de 6,5%, muy por encima del 1,5% registrado en el primer trimestre, afectado por el terremoto de 8,8 grados que sacudió al país el 27 de febrero pasado.

Se trata de “una recuperación violenta, potente respecto de la caída que tuvo el país”, dijo el ministro de Hacienda, Hernán Larraín al reaccionar sobre esta cifra.

“El hecho de que nuestro país haya logrado crecer al 6,5% no es solamente una cifra para que se sienta orgulloso el ministro de Hacienda, es mucho más que eso, porque detrás está el crecimiento y la creación de empleo, la creación de oportunidades y recursos para sustentar el gasto social”, afirmó el presidente Sebastián Piñera.

“Se han atenuado los efectos del terremoto de febrero, a medida que las industrias afectadas han ido recuperando su capacidad operativa”, según un comunicado del BC, que señala la industria manufacturera como la más recuperada, al haber pasado de una caída de 6,1% en el primer trimestre, a un decrecimiento de 0,5% en el segundo trimestre.

El sector de la construcción, por ejemplo, aumentó 3% tras la caída del 1,4% del trimestre anterior, impulsada por “la inversión en edificación y del gasto en reparaciones y demoliciones”.

El retorno a las clases de los escolares también aumentó el crecimiento de los servicios personales en 2,2%, en comparación a la caída de 1,7% en el trimestre anterior, y reflejó la normalización de los servicios de educación tras los daños sufridos por el sismo.

Los datos muestran también una expansión de la demanda interna de 19,4% respecto al 11,8% del trimestre anterior, impulsada por la inversión en maquinaria y acumulación de existencias, y el consumo, la mayoría en bienes durables.

Este fuerte y rápido crecimiento de la economía chilena “no debería sorprender”, según el decano de la facultad de Economía de la Universidad Central, Ignacio Larraechea, ya que “se encuentra en una fase de recuperación de la crisis del 2009, cuando la actividad económica se deprimió”.

“Las cifras se van a moderar a medida que este crecimiento se traduzca en inflación”, explicó a la AFP el economista, para quien es probable que el Banco Central aumente las tasas de interés para moderar la demanda.

Sin embargo, la normalización tras la crisis y el posterior terremoto “es aún parcial”, y el Banco Central identifica aún industrias disminuidas en su capacidad productiva, como las relacionadas con Combustibles y Papel e imprentas.

Larraechea destaca que tras el sismo, Chile vive una “recuperación desfasada y desigual”, que ha aumentado las diferencias con las industrias ubicadas en las regiones del sur, muy afectadas, y “ha acentuado el crecimiento centralizado en la región metropolitana”.

Según el economista, este crecimiento “acelerado de recuperación retornará a tasas más moderadas”, y se mantendrán las proyecciones de crecimiento anual de 5% del PIB.

SANTIAGO (AFP)