Síguenos

Opinión

Donald Trump, el chivo expiatorio

Publicado

el

santiago sierra

santiago sierra

Es curioso que a Trump quieran adjudicarle los problemas que tiene Estados Unidos hoy por hoy, y los cuales, desde luego no están desde el 20 de Enero de 2017 (día de su posesión). Ni tampoco tiene culpa de la decisión del pueblo colombiano en el plebiscito del año 2016, el cual, se manifestó en oposición con los acuerdos de paz pactados con las Farc por parte del gobierno de Colombia, y mucho menos tiene que ver en la decisión del Reino Unido de salir de la Unión Europea.

Trump es el perfecto escenario para caricaturizar la tragedia que vive occidente, a nivel económico, político y social, es el pretexto perfecto para ocultar la ineptitud gubernamental, la desigualdad económica y el adormecimiento social. Y tal es la parodia, que hasta se le ha señalado de tener la iniciativa de construir un muro entre México y Estados Unidos. Sin embargo, esta absurda iniciativa se ejecuta desde 1994, la cual comenzó bajo el gobierno de Bill Clinton.

De igual forma, súmele la falta de determinación que tuvo Barack Obama para legalizar o mejorar la situación de los inmigrantes, siempre fue su promesa, pero demostró ser incapaz de tomar decisiones de trascendencia social; aunque al parecer la culpa no es de él, sino del actual mandatario, de “Cartoon Trump”.

Lo anterior, apenas e ilustra la mofa completa que se ha montado alrededor del presidente de Estados Unidos, es una burla sin vergüenza al pueblo; modelos, artistas musicales, redes sociales, algunos medios de comunicación, actores de cine, entre otros sujetos que ejercen influencia a nivel mundial han contribuido a la obra teatral que busca confundir para reinar.

Y es que la imperiosa necesidad de las naciones por encontrar respuestas a los malos tiempos que se viven, pueden tener ahora respuesta en las decisiones de Trump ¿Quién podría cuestionar al presidente mexicano por alguna acción u omisión de su mandato? Nadie, él ya ha cumplido protestando por el muro de Clinton ¡eh, perdón! el de Trump. Y así, sigan haciendo el ejercicio con cada presidente, en especial de occidente.

¿Entonces, a quiénes les interesa que Trump siga en el poder? desde luego que le conviene a los poderosos a nivel mundial, a los dueños de los factores reales de poder, a los poderosos en el aspecto económico, religioso y político. Esos que le han criticado de día son sus aliados en la oscuridad de la noche, pues todos han estado de acuerdo en dibujar un chivo expiatorio perfecto, el cual pueda servir para justificar todos los atropellos “legales o divinos” que efectúan en cada nación o región en donde gobiernan.

La misma bandera les une, bajo la misma premisa, ser: anti-trump, movimiento del cual el mismo presidente americano hace parte y disfruta. Cada particular gesto que realiza pone a mover las cámaras de todo el mundo, inyecta emoción y atracción a cada espectador, distrayendo de manera contundente a quien ve la obra, de observar a los verdaderos artífices de la gran carpa.

Una parodia impecable, en la cual ser seguidor de Trump o ser anti-Trump tendrá el mismo resultado: confundir y dividir para reinar.

Síguenos en:
Google Noticias Canal Telegram Canal Telegram
Publicidad