Síguenos

Opinión

Dilema de EPM ante subasta de Isagén. Por: Mauricio Restrepo Gutiérrez

Publicado

el

Mauricio Restrepo app

Sin la presencia de proponentes colombianos, el anuncio del Ministro de Hacienda  de vender en agosto la participación estatal del 57,61 por ciento que tiene la nación en Isagén, deja en problemas a uno de sus accionistas minoritarios, el Grupo EPM. Como consecuencia de esta situación, la entidad paisa pidió al Concejo de Medellín dar vía libre a la venta de las 353 millones de acciones, que tiene en la tercera generadora de energía eléctrica del país.

Mauricio Restrepo appLa autorización del Cabildo Municipal debe darse lo antes posible, pues sería de alto riesgo para EPM no vender a tiempo su participación en la Oferta Pública de Adquisición Voluntaria de Isagén. Posibilidad que tendrá que brindar el consorcio ganador para los demás accionistas, por el mismo precio que le compró al gobierno, en los sesenta días siguientes a la subasta.

Los argumentos de EPM de vender su participación en la generadora de energía (12,95 por ciento), son válidos, debido a que no tiene sentido ser socio minoritario de quien va a tener una posición dominante en la empresa. Además, poco o nada podrían hacer los organismos de control ante las decisiones referentes al endeudamiento, a las inversiones y en especial a la distribución de las utilidades de la nueva organización.

Cabe recordar que Empresas Públicas de Medellín desistió temporalmente de una reclamación en contra de la Nación, por los beneficios económicos que estaba recibiendo Isagén por la regulación de los caudales de la cadena hidráulica Nare-Guatapé-San Carlos, y que favorecen las centrales Hidroeléctricas Jaguas, San Carlos y Calderas, propiedad de la estatal generadora de energía, ahora en venta.

Con un socio mayoritario privado en Isagén, el panorama cambia por completo, y EPM tendrá nuevamente que cuantificar a futuro dichos beneficios ; para evitar así un enriquecimiento sin causa a favor de terceros; y un empobrecimiento relativo traducido en detrimento patrimonial en su contra.

Ante la inminente venta de Isagén, el Gobierno al parecer no tuvo en cuenta lo que significa esta empresa para el país. No solo está vendiendo unas acciones, sino que entregará a extranjeros las cuencas hidrográficas y los recursos naturales fundamentales para el desarrollo social, económico y ambiental de nuestro país, y que pertenecen a los colombianos.

La privatización de la estatal generadora eléctrica, si se suma a la subasta la participación que tiene EPM en la misma, ascenderá al 70,56 por ciento de la propiedad accionaria que tiene la entidad. Con esto se abre la posibilidad de que transnacionales o compañías privadas nacionales, no necesiten asumir el riesgo de construir nuevos proyectos, sino que adquieran otras compañías de energía en operación, y puedan dominar, a su antojo, los precios y la calidad de la energía en el país.

Síguenos en:
Google Noticias Canal Telegram Canal Telegram
Publicidad
Publicidad

Medellín