in

Debate de UNE: entre lo técnico y lo político

Albert Yordano Corredor Bustamante 1200 x 720

Argumentos de peso. Puntos a favor y en contra. El debate está abierto.

La situación es compleja, aterrizarla no es fácil y se requiere de sumo tacto para no simplificarlo demasiado. En este ejercicio iniciaré de manera sencilla mientras voy sumando detalles, utilizando la siguiente analogía:

Hace unos años nuestra finca familiar, hermosa, amañadora y productiva, la juntamos con la finca del vecino. En ese negocio acordamos que con una “ñapa”, una platica extra que él nos entregó, le cedíamos el control de la finca completa. Hoy somos dueños de una finca mucho más grande, más bonita, más amañadora y mucho más productiva, convirtiéndose en la segunda finca productora de carne más grande del país.

Lamentablemente, no recibimos ni el producido que acostumbrábamos de nuestra finca, ni de la del vecino. Y lo más verraco, es que desde el día que juntamos las fincas, le cambiaron las chapas del portón y no hemos podido disfrutar de nuestro amañador ranchito.

Hoy, la situación económica de la familia no es la mejor y se está necesitando una platica para terminar de pagar el proyecto más importante que tenemos en la familia. No financiarlo, no es una opción. Estamos con las deudas más bien hasta el cuello y solamente nos queda salir a vender las cositas que no nos generen ingresos.

Aunque muy tristes, vender la finca es una opción. No tenemos el control. No veo las ganancias. La finca vale menos cada día y me queda poco tiempo para poder vender a un precio mínimamente justo, más aún cuando el vecino nos cuenta que para seguir produciendo en la finca, vamos a necesitar grandes inversiones, de las cuales tendremos que poner la mitad. ¡Qué chicharrón! ¿Será que nos tocará venderle la finquita? 

Tigo-UNE es una empresa mixta de telecomunicaciones, resultado de la fusión por absorción entre la multinacional Millicom y la empresa UNE, propiedad de EPM. En dicho proceso de fusión, EPM quedó con el 50%+1 de las acciones de Tigo-UNE y Millicom adquirió por 150 millones de dólares adicionales una acción preferencial que le permite tener cuatro de los siete asientos en la Junta Directiva incluyendo el Gerente y el Vicepresidente Financiero de la empresa, es decir tener el control absoluto.

Como una medida para proteger el patrimonio público, se incluyó una cláusula de salida (drag-along), que preveía las condiciones mediante las cuales EPM podía retirarse de esta fusión, estableciendo que dicho proceso de salida debía haberse finiquitado a más tardar el 18 de agosto de 2024.

Desde la fusión con Millicom en 2014 Tigo-UNE ha tenido ingresos promedio de 5 billones de pesos anuales, reinvirtiendo un billón de pesos cada año. En estos siete años, la rentabilidad promedio de Tigo-UNE ha sido del 1% anual (un CDT de Bancolombia produce 2,7% al año). Además, las utilidades para EPM durante este tiempo han sido nulas y Millicom jamás ha entregado dividendos.

Dado lo anterior, tenemos el siguiente panorama ante nosotros: No tenemos el control de Tigo-UNE. Nuestro activo se deprecia. No genera rentabilidad económica. No recibimos utilidades ni nos entregan dividendos. Debido a la cláusula de salida, que vence en agosto de 2024, nos queda poco tiempo para poder vender a un precio mínimamente justo y la precaria conectividad que ofrece Tigo-UNE en los estratos más vulnerables de la ciudad me permite afirmar que tampoco nos genera rentabilidad social.

Vuelvo a la analogía de la finca: somos dueños de la segunda finca productora de carne más grande del país, pero llevamos siete años almorzando arroz con huevo. Todos los días vemos pasar las vacas, pero por nuestra mesa no pasa un bocado de carne.

¿Y con Tigo-UNE? Somos dueños de la segunda empresa de telecomunicaciones más grande del país y nuestros niños no tienen conectividad en sus colegios. Entonces, ¿de qué sirve tener una empresa que no nos reporta rentabilidad social? ¿Para qué conservar una empresa así?

Por si fuera poco, se viene la tecnología 5G. Para enfrentar los retos de la Cuarta Revolución Industrial EPM necesitaría hacer una inversión de 4-5 billones en un solo año. De hacer tal inversión –de nuestro bolsillo– EPM puede quedarse sin dinero para invertir y sostener sus otros negocios. Si no invertimos en 5G, no seremos competitivos y nuestros clientes se pasarán a otros operadores.

A partir de este punto de vista, riguroso y técnico, la única salida lógica es vender. No hay razones para evitar la venta. Además de reiterar que UNE es “nuestra empresa”, ¿qué razones técnicas podemos aducir para impedir su venta?

Ahora bien, como Concejal de Medellín por el Centro Democrático, solo diré: confianza inversionista y Estado austero. Una empresa que no es rentable, ni competitiva, no genera confianza. Invertir en un negocio tan riesgoso como las telecomunicaciones, cuyas dinámicas exigen un enorme músculo financiero disponible a corto plazo, pondrían en vilo la estabilidad financiera de EPM y proyectos como Hidroituango.

Desde el escenario político, el debate está abierto y debe darse con altura, en el marco de la seriedad y el rigor técnico que le corresponde. En la deliberación, todas las posiciones caben, pues cada una tiene razones y argumentos sólidos a favor y en contra de la venta de UNE. Sólo espero que dichos argumentos no atenten contra el patrimonio de los medellinenses.

Soy consciente de la enorme responsabilidad política de este debate. Están en juego nuestro patrimonio y nuestro futuro. Los medellinenses no queremos que nuestros recursos se sigan perdiendo y todos debamos pagar, de nuestro bolsillo, las consecuencias de decisiones equivocadas.

Desde lo político, se han planteado importantes argumentos que sustentan la no venta. Lastimosamente, como administrador de negocios, les manifiesto que ninguno de esos argumentos es lo suficientemente sólido para desvirtuar la venta.

Sé que en lo público suelen primar los intereses políticos sobre los argumentos técnicos, pero para tomar estas decisiones que comprometen el futuro de nuestra ciudad y nuestros hijos, se debe ser muy responsable.

Dale click a "Me gusta esta página"


Google Noticias