De vergüenzas y miedos

Por: José Félix Lafaurie Rivera

23 de enero, 2019: El presidente Duque anuncia que Colombia reconoce a Juan Guaidó, como presidente interino de Venezuela.

6 de diciembre, 2020: El gobierno colombiano desconoce las elecciones legislativas de Venezuela y, por tanto, la legitimidad de la Asamblea Legislativa.

19 de octubre, 2021: A pesar de tan clara posición y de la competencia exclusiva del presidente en política exterior, los senadores Yezid García, de la Alianza Verde, pero con el corazón en la Colombia Humana, y Jorge Eliécer Guevara, de la misma Alianza, pero exsenador del Polo y ¡expresidente de FECODE!, presentan una proposición para crear una comisión bilateral con la Asamblea de Venezuela, para normalizar las relaciones.

La proposición, dizque aprobada por unanimidad, mucho me temo que lo fue “a pupitrazo”, bajo ese procedimiento abreviado en que el presidente del Senado reza mecánicamente la siguiente letanía: “leída la preposición, está en discusión, se va a cerrar la discusión, se cierra la discusión, aprobada la proposición”, y listo; esa fue la unanimidad que aprobó el mico de una comisión bilateral y espuria.

Lea también
Empezamos campaña y vamos a ganar

19 de octubre, 2021: con inusitada diligencia, el presidente del Senado de Colombia oficia al de la Asamblea de Venezuela para comunicarle la “buena nueva”.

20 de octubre, 2021: Con la misma diligencia, el presidente le responde con entusiasmo, frente a semejante “papayazo” de legitimación, pues Venezuela ya no está al borde del colapso, sino en el fondo del abismo, y Maduro ya no tiene miedo, sino terror.

Esa es la vergüenza número uno, ante la cual me pregunto: ¿qué favor estaban haciendo y a quién se lo estaban haciendo?

Vergüenza número dos. El “Pollo” Carvajal no es cualquier vecino, sino un exgeneral, exdiputado de la Asamblea Nacional y exdirector de Contrainteligencia Militar, que denunció ante la Audiencia Nacional Española, que el régimen de Maduro financió a políticos del Socialismo Bolivariano en la región, entre ellos a Petro.

Tendrá que probarlo, pero si el exmilitar quería detener su extradición, decir mentiras no era una buena estrategia y, además, es la confirmación de algo que ya sabíamos. No obstante, Petro, experto en victimizarse, le pidió a la Corte Suprema que lo investigue, y no tardará en ir a la sesgada CIDH, que ya lo salvó cuando la corrupción con las basuras de Bogotá.

Lea también
Debate de UNE: entre lo técnico y lo político

La tercera vergüenza es la de Saab, otro colombiano enredado con el narcorégimen. Ya extraditado, su posición en ese entramado de corrupción pone a temblar a Maduro y a sus socios, Petro entre ellos. No en vano, en su desesperación, Maduro lo nombró embajador y luego negociador, pero de nada le sirvió.

Políticos progresistas recibiendo ayudas venezolanas; empresarios colombianos enredados en esa gran corrupción, y congresistas haciendo “un oso” gigantesco, o un favor conveniente ¡Qué vergüenza!

@jflafaurie

Síguenos en:
Google Noticias Canal Telegram Canal Telegram