¡Cuidado con su mascota! Así afecta la pólvora a los animales

Así fue la jornada de atención a las mascotas en la Fiestas de El Romeral en La Estrella
Foto: Alcaldía de La Estrella

polvora_mascotas

Este lunes se realizó el lanzamiento de la Huellatón 2017, que este año tendrá un ingrediente adicional: por cada huella de mascota recolectada en la subregión, será sembrado un árbol.
La campaña, que funciona cada año desde 2015, busca disminuir la comercialización y el uso de pólvora por parte de los antioqueños, en especial los residentes en el Valle de Aburrá.
En el marco del lanzamiento de la iniciativa, el Área Metropolitana recordó que los animales tienen los sentidos más agudos que los humanos y, por esta razón, las detonaciones de pólvora los pueden llevar a comportarse de manera anormal.
Sienten pánico y estrés, y esto puede llevarlos a la muerte o a sufrir estragos irreparables,
En un evento como la alborada, las aves huyen de sus nidos por el ruido de los estallidos, abandonando los pichones, los cuales no podrán sobrevivir al no contar con el calor necesario para desarrollarse.
 
Al tratar de huir de las explosiones, algunas aves mueren al chocar con edificaciones. Por ejemplo, los murciélagos pierden la orientación y se estrellan contra vehículos, postes y edificios.
Son comunes los traumatismos severos, especialmente en los sentidos visuales y auditivos, así como la afectación de las estructuras aéreas.
 

Sensaciones de perturbación de la localización y sobreexcitación que desencadena una respuesta de huida, que a la vez puede provocar colisiones.

En muchos casos, los animales de compañía salen huyendo por el estrés y se pierden para siempre. Otros se tiran por los balcones o son atropellados por vehículos.

El aire, otro afectado

La calidad del aire del Valle de Aburrá se ve afectada durante las actividades que tienen como protagonista la quema de pólvora. En noches como la alborada, el Día de “las Velitas, Navidad y Año Nuevo, el material particulado asociado a la quema de pólvora aumenta considerablemente.
Cuanto los seres humanos están expuestos a una quema masiva y prolongada de pólvora, se exponen a respirar la combustión que producen los elementos con los cuales fabrican estos artefactos.
De allí se desprende el material particulado PM2.5, prácticamente invisible, que puede ingresar fácilmente a los pulmones, produciendo efectos nocivos en la salud.