in

Corea del Norte confirma su mayor órdago armamentístico desde 2017

armas corea del norte home
EFE/EPA/KCNA

Seúl, 31 ene (EFE).- Corea del Norte confirmó hoy que probó en la víspera un misil balístico de alcance intermedio (IRBM) por primera vez desde 2017, un test que culmina la escalada armamentística durante este mes del régimen y eleva su órdago frente a Estados Unidos.

A través de sus medios oficiales, el régimen que lidera Kim Jong-un anunció este lunes que el test efectuado el día anterior y completado con éxito fue con un proyectil Hwasong-12, el de mayor alcance en más de cuatro años y el mismo con el que amenazó con atacar la isla de Guam (EE.UU.).

Pionyang ilustró su última exhibición de músculo militar con imágenes de diferentes perspectivas del lanzamiento, incluyendo una fotografía de la superficie terrestre tomada supuestamente desde el proyectil, cuya altura máxima alcanzó los 2.000 kilómetros antes de impactar en aguas del mar de Japón (conocido como mar del Este en las dos Coreas).

CULMINACIÓN DE UN MES DE PROVOCACIONES

El del domingo marcó el séptimo test armamentístico por parte de Pionyang este enero, entre los que se incluyeron otros misiles balísticos de corto alcance, proyectiles hipersónicos y de crucero, y que ha supuesto el mes con el mayor número de lanzamientos de este tipo desde que Kim tomó las riendas del régimen en 2011.

El lanzamiento fue condenado por el presidente surcoreano, Moon Jae-in, y por el primer ministro nipón, Fumio Kishida, al mismo tiempo que el ejército de EE.UU. instó a Pionyang a que se abstenga de actos «desestabilizadores».

Lea también
Salvador Ramos, el autor del tiroteo en Texas

El agravamiento de la situación en la península coreana se refleja en la reunión del Consejo Nacional de Seguridad de Corea del Sur convocada por Moon en la víspera, la primera de este tipo en un año, y en la que acusó al Norte de «desafiar los esfuerzos por la desnuclearización».

Para Japón, el «intolerable» test norcoreano demuestra que el país vecino «busca mejorar la viabilidad de misiles balísticos de largo alcance y su tecnología», así como «elevar el nivel de provocación a la comunidad internacional de forma unilateral», según dijo hoy el ministro nipón de Defensa, Nobuo Kishi.

El ministro nipón añadió que el Norte «podría haber alcanzado ya la fase de producción para su el uso práctico» del misil Hwasong-12, tras perfeccionar su operatividad en repetidos test en 2017.

La nueva sucesión de lanzamientos estuvo acompañada de una amenaza velada por parte del régimen el pasado día 20 sobre una posible reanudación de sus test nucleares y de misiles intercontinentales, al señalar que Pionyang estudiaba una «retomar todas sus acciones suspendidas temporalmente» en materia de Defensa.

¿FIN DE LA MORATORIA NORCOREANA?

Los expertos temen que esa declaración, unida a la escalada en la cantidad y tipología de los test, apunte a una vuelta a la estrategia de tensión máxima por parte de Pionyang, que quedó aparcada con el deshielo intercoreano y las cumbres fallidas entre Kim y el expresidente estadounidense Donald Trump.

Lea también
Murió de un infarto el esposo de una de las profesoras asesinadas en escuela de Texas

Washington sigue tendiendo la mano al diálogo que permanece estancado desde hace más de dos años, pero al mismo tiempo decidió este mismo mes imponer nuevas sanciones sobre el ya aislado régimen y ha reclamado en el Consejo de Seguridad de la ONU más presión sobre Pionyang.

Según la KCNA, el nuevo test con el Hwasong-12 tuvo como objetivo «verificar la precisión» de un proyectil norcoreano probado en varias ocasiones en 2017, entre ellas dos test en los que sobrevoló la isla septentrional japonesa de Hokkaido.

El alcance estimado del Hwasong-12 es de unos 4.500 kilómetros, lo que permitiría teóricamente golpear las bases militares estadounidenses en la isla de Guam, algo con lo que amenazó el régimen a Washington en pleno enfrentamiento dialéctico entre Kim Jong-un y Trump antes de que ambos se encontraran cara a cara en la histórica cita de 2018.

El regreso a los órdagos armamentísticos del régimen podría estar dirigido a empujar a Estados Unidos a sentarse de nuevo en la mesa de negociaciones, y en concreto a reclamar una relajación de las sanciones en un momento en que el Norte atraviesa una complicada situación económica tras el blindaje de sus fronteras debido a la pandemia.

armas corea del norte
EFE/EPA/KCNA
Dale click a "Me gusta esta página"


Google Noticias