'La Oveja Roja de la Familia'

Confianza vs. Incredulidad

Por: Mauricio Correa

Para nadie es un secreto que la poderosa hinchada en estos momentos se ha dividido frente a la posición que ha asumido la nefasta dirigencia por el tema de las contrataciones prometidas antes del inicio de la Liga Águila II.

Uno de esos bandos lo podríamos denominar como los incrédulos o inconformes porque aducen que a pesar del triunfo frente a Patriotas y a la Equidad en la ciudad de Bogotá, aún no se le ha ganado a nadie y esperan precisamente un equipo de categoría que permita medir la real fuerza del “Rey de corazones” para el presente campeonato.

Ni siquiera el triunfo de Patriotas al encopetado Junior de Barranquilla o el protagonismo de la Equidad en la Copa Sudamericana, han sido determinantes. Se plantean que a este Medellín del profesor Mendoza le falta mucho para ser el equipo grande que se espera en el fútbol colombiano.

Otro gran número de poderosos seguidores por el contrario ven en la confianza ese elemento que han percibido desde antes de iniciar el torneo. Abonarse fue su primer voto de seguridad para saber que el rojo de la montaña a pesar de la limitación de su nómina está para grandes cosas en la Liga.

El solo hecho de contar con el goleador Germán Cano y una columna vertebral iniciada por el gran David Gonzalez les da para soñar en grande y con las posibilidades de llegar muy lejos.

Faltan muchos aspectos por mejorar podrán decir los del primer grupo especialmente por las bandas donde aún se carece de jugadores de nivel que fortalezcan esta importante zona del campo. La llegada de Déinner Quiñonez y el posible fortalecimiento en el medio, los podrá a dudar de lo que será este Medellín de ahora en adelante.

El contar con un buen técnico y la confianza que se le debe tener a los canteranos es el mejor argumento del segundo grupo quienes suman al ‘Matador’, Cadavid, Arregui, Gonzalez y Ricaurte como para pensar que si se puede llegar muy lejos como para alcanzar el título.

El próximo encuentro del Deportivo Independiente Medellín frente al Junior de Barranquilla correspondiente a la tercera fecha del campeonato será decisivo para ambos grupos. Muchos incrédulos se pasarán para el bando de la confianza si se alcanza un nuevo triunfo frente a los ‘Ñeros’. Manifestaran que se le ha ganado a uno grande y por lo tal está para grandes cosas como para creer en el equipo.

Por el contrario una derrota los hará reafirmar lo que siempre han pensado. “Aún no le hemos ganado a nadie”.

Personalmente pienso que un triunfo o una derrota no hace grande a un equipo. A veces el Medellín juega como nunca y pierde como siempre o gana un partido jugando mal. Prefiero más bien ver al “Rey de corazones con identidad de juego, jerarquía y ser protagonista de un buen fútbol sin importar su rival.

Confío en este Medellín porque es más que una nefasta dirigencia. Es una pasión y un orgullo que llevaré hasta mi último momento y porque soy de los que pienso que cuando se ama de verdad se perdona y se vuelve a creer, porque la confianza se demuestra con hechos y esa es la oportunidad que esperan todos nuestros jugadores incluyendo a los canteranos.

@emecorrea



Opinión