in

¡Como en el desembarco español!

Por: Iván de J. Guzmán López

ivan guzman lopez 1200 x 720 nueva

La novela de Hidroituango, continúa. Pero esta vez vivimos un capítulo doloroso, en el cual los protagonistas son las comunidades olvidadas en los municipios de la zona de influencia del proyecto, valga decir, los municipios de Ituango y Briceño donde se construyen las obras principales, y de Toledo, San Andrés de Cuerquia, Valdivia, Yarumal, Buriticá, Peque, Sabanalarga, Liborina, Olaya y Santa Fe de Antioquia.

Y digo capítulo doloroso, porque ayer 28 de septiembre de 2022, el amigo Luis Fernando Muñoz Luján, líder ciudadano del Norte de Antioquia, me comparte un texto suyo, que, creo, es una verdadera vergüenza para el alcalde de Medellín, y especialmente, para EPM, por la magnitud de la denuncia. Me permito transcribirla:

“Como si estuviéramos en el año 1492 en plena época de la conquista, donde nuestro territorio, nuestros recursos y nuestra gente fueron sometidos, nos quitaban el oro y nos pagaban con espejos y peines.

No muy lejos estamos en la actualidad. Desde el año 2020, se le viene solicitando a Hidroituango la intervención de la vía Toledo – La Matanza; recuerdo muy bien que la concejala Patricia Salazar, en una reunión le pidió al gerente Social y Ambiental de Hidroituango Dr. Robinson Miranda, que no se dilatara más el mantenimiento de la vía, pues se requería urgente. En respuesta, el gerente asevero que ya no era obligación de EPM, pues ya se habían invertido muchos recursos en el territorio, y si le iban a hacer un mantenimiento era por voluntad de la empresa. En esa misma reunión se pactó que se realizaría un mantenimiento y mejoramiento, el cual se contrataría con las Juntas de Acción Comunal de las veredas Barrancas y Miraflores.

Quiero aprovechar la ocasión y recordarle, señor Robinson Miranda (Hidroituango EPM), que más hemos invertido y entregado las comunidades de los municipios del área de influencia del proyecto; le parece poco nuestro recursos ambientales, nuestra cultura, nuestra economía e incluso nuestro clima, pues ya nuestros cultivos no producen igual que antes de la represa; la alta humedad que genera el espejo de agua del embalse daña nuestras cosechas y ni qué decir de los problemas sociales que ha traído, el desplazamiento de las comunidades ribereñas.

Preciso; es una falta de respeto con los toledanos el estar dilatando la intervención de la vía, de la cual ustedes también hacen uso a diario. Ya no tenemos como salir e ingresar al municipio; si nos vamos por la vía San José de la Montaña – Toledo no le cabe un hueco más, y si nos desplazamos por la vía Matanza –Toledo, corremos el riesgo de nunca llegar.

La ola invernal nos está poniendo en jaque y el deterioro de las vías, se acelera cada vez; es urgente que la institucionalidad responsable tome acciones contundentes en el corto plazo.

Para este fin de semana, ya los transportadores anunciaron que no ingresaran al municipio, poniendo en riesgo la seguridad alimentaria de los habitantes; en igual situación está el servicio de traslado de pacientes en ambulancias, pues se pone en más riesgo la vida de los pacientes.

Los habitantes de Toledo exhortamos a Hidroituango – EPM y a la Gobernación de Antioquia, a que tomen las acciones que conlleven a garantizar los derechos de las comunidades toledanas (y de las otras comunidades) pues en este momento está en riesgo la vida, la economía, la salud y el acceso a la educación.

Solicitamos al concejo municipal de Medellín y a la asamblea departamental para que realicen el control político y el seguimiento respectivo.

También hago un llamado a todos los habitantes de Toledo, a los campesinos, comerciantes transportadores y demás, a no dudar en hacer uso de las vías de hecho, para ser escuchados y pedir los derechos en riesgo e ignorados”. Hasta aquí la misiva del señor Muñoz Luján.

Imposible negar la necesidad de Hidroituango, para Colombia; pero no podemos repetir la historia del saqueo, por espejitos y peinetas, como dice el líder del norte antioqueño. Las comunidades merecen reconocimiento, respeto, participación y resarcimiento de los posibles daños ocasionados por cualquier obra, y más si es pública.

Dale click a "Me gusta esta página"


Google Noticias