Comité “Medellín te pertenece” fracasa en reunión con CIDH

Los comités pro-revocatoria en Medellín son una clase de grupos que aparentemente defienden intereses generales, pero los creados en Medellín en realidad solo obedecen a intereses particulares sin ningún escrúpulo para obtener un único objetivo: revocar al alcalde Daniel Quintero y retomar el poder.

Así se evidencia con el comité “Medellín te pertenece” donde su vocera Yesenia Bedoya ha hecho esfuerzos inimaginables para sacar adelante la revocatoria contra el alcalde Quintero, con un apoyo financiero de la oposición, familias tradicionales acostumbradas a tener control político y empresarios que quieren volver al poder para hacerse al dinero público, la revocatoria ha tocado muchas puertas en las que no ha tenido apoyo, porque los intereses no comulgan con los propósitos del pueblo.

Al alejarse de los otros grupos pro-revocatoria creados en la ciudad, “Medellín te pertenece” se desvinculó para abrirse paso entre las demás iniciativas ciudadanas, y con ello, se creó caos y problemas internos que llevaron a una profunda división y escándalos marcados por objetivos personales.

En los últimos días este grupo pro-revocatoria hizo lobby para presentarse ante el Comité Internacional de Derechos Humanos (CIDH) presuntamente gracias a la contratación de Hollman Ibáñez como abogado de “Medellín te pertenece”, pero es de común conocimiento que este ente internacional escucha a todas las personas que creen que pueden estar afectadas en cuanto a derechos humanos.

Lea también
El anhelado puerto de la paz

-Se denomina lobby o cabildeo a aquellas personas que buscan influir o convencer a miembros claves de una organización para que apoyen una medida, legislación, causa o decisión favorable a los intereses del sector social al que representan-.

Se puede calificar este encuentro con el CIDH como una estrategia de oportunismo, protagonismo e intimidación, ya que en plena crisis de seguridad nacional tanto sanitaria como de violencia, esta reunión que no afecta la seguridad nacional, no surtió el efecto que se quería, pues su testimonio fue escuchado sin ninguna respuesta satisfactoria, ya que no es lo mismo un derecho político que violación a los derechos humanos.

No obstante, Bedoya hace una invitación permanente en sus redes sociales para que desvirtúen el proceder de la Registraduría; con su lenguaje coloquial incita y anima a los ciudadanos para que señalen y juzguen cualquier proceso o iniciativa propia que no ha dado resultado por la vía legal, como obstaculizadora de intereses generales.

Según Bedoya, la Registraduría es quién ha frenado, entorpecido, desestimado la entrega de planillas para la recolección de las firmas como muestra de autoritarismo, ha hecho acusaciones en contra, ha tildado a dicha institución y sus funcionarios de bloqueadores del proceso, creando una imagen negativa de la registraduría y funcionarios que directamente afectan al gobierno nacional.

Lea también
El anhelado puerto de la paz

Cabe mencionar que los financiamientos de cada comité son dados por quienes apoyan la revocatoria, sin embargo, es válido hacernos una pregunta: ¿de dónde recolectan el dinero para contratar un abogado de la firma de Abelardo de la Espriella? que a la luz pública son honorarios sumamente altos, pero salen a pedirle a seguidores donaciones para comprar un tiquete en avión con el fin de desplazarse hasta Bogotá a la reunión con el CIDH.

Como representante y vocero de cualquier grupo, todo colombiano debe dar ejemplo de coherencia y respeto por representar los intereses de quienes son representados, no se puede hablar con ataques personales, envidias y resentimientos para encauzar los propósitos que carecen de argumento alguno.

Siga leyendo

¡NO coma cuento! No perderá su cuenta de WhatsApp aunque no acepte la nueva privacidad

Síguenos en:
Google Noticias Canal Telegram Canal Telegram