A comer más arroz nos invita Rigoberto Urán

Por: Iván de J. Guzmán López

Rigoberto Urán, es uno de nuestros compatriotas más queridos; nació en Urrao, Antioquia, el 26 de enero de 1987, y hoy es el gran ciclista profesional colombiano, miembro del equipo estadounidense EF Education-NIPPO de categoría UCI World Team.1. Ha competido para equipos como el Caisse d’Epargne, el Sky y el Omega Pharma-Quick Step. Sus logros más destacados, como ciclista profesional, han sido la Medalla de plata en los Juegos Olímpicos de Londres 2012 en la prueba de ciclismo en ruta, la segunda posición en el Giro de Italia 2013 y 2014, al igual que en el Tour de Francia 2017. En Tokio, hace poco, Rigo se hizo merecedor a su segundo Diploma olímpico; el primero, lo había ganado antes en la ruta de los 234 kilómetros.

Así pues, Rigo “no es cualquier pintao en la pared”, como se dice en Antioquia. Sus “salidas”, tanto en la prensa nacional, como mundial, están llenas de humor, de gracia, de naturalidad y de saber; y por ello, y sus pedalazos llenos de patria, está muy adentro en el corazón de los colombianos.

La nueva noticia (muy alimenticia, para hablar en rima), en torno a Rigo, es el verlo en nuestros medios, gracias a la invitación que le hiciera nuestro Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural, bajo el liderazgo del doctor Rodolfo Enrique Zea Navarro, para promocionar a uno de nuestros productos más deliciosos, versátiles, tradicionales y saludables: el arroz.

En una de sus apariciones, con esa voz de timbre sonoro y tono cálido, lleno de fuerza y amor por el campo, dice nuestro Rigo:

Lea también
¿Cómo avanza Antioquia?

“Hola, soy Rigoberto Urán, y como todos los colombianos, pienso que sin arroz no hay desayuno, almuerzo ni comida; el arroz es un cereal que da energía, es fuente de proteína y no tiene gluten. ¡Movámonos a comer más arroz!; consumamos lo nuestro, el sabor de Colombia, y reactivemos juntos la economía del campo”.

En otra parte, dice con la fuerza de la convicción:

“Colombia se mueve a punta de arroz, porque es un alimento que nos da energía para llegar lejos, superarnos y para cumplir sueños; comamos más arroz, porque además de sabroso, el arroz genera trabajo en el campo. ¡Consume lo nuestro, el sabor de Colombia!”

Luego, con aire casi empresarial, dice:

“La industria del arroz se mueve por Colombia. Más de 400 mil familias dependen de este cultivo, porque es la fuente principal de las zonas arroceras. Consumamos lo nuestro al desayuno, almuerzo y comida. ¡Pidamos más arroz, el sabor de Colombia!

Para finalizar, con su acostumbrada fuerza motivacional, aconseja a nuestras mujeres que se resisten a comer arroz, tal vez temerosas de pasarse de kilos:

“La que crea que el arroz engorda coma tranquila, que el arroz no es harina; es un cereal, fuente de proteína. Alimenta, da energía, y no tiene gluten. Así que, ¡ándele con confianza a la cuchara, mija!”

Cada pedalazo que da Rigo (hipocorístico este, lleno de cariño y agradecimiento que le tenemos, los colombianos, y hasta los europeos), es muestra de trabajo, de lucha, de honestidad, de amor por Colombia. Rigo es quien nos invita a comer más arroz, con esa tremenda naturalidad que tiene y su sensibilidad por la gente y por las cosas patrias. Habrá que hacerle caso a Rigoberto, porque su invitación es un pedalazo de amor por el campo colombiano, por los cultivadores de arroz y por la patria.

Lea también
Tan grave como el covid

Gracias al doctor Rodolfo Enrique Zea Rodríguez, Ministro de Agricultura y Desarrollo Rural, por preferir lo nuestro para promocionar un producto tan nuestro como es el arroz, y por invitar para ello a un referente de trabajo, honestidad y tesón, como lo es el hijo predilecto de Urrao, el hijo grande de Antioquia, el hijo más querido de Colombia, Roberto Urán Urán, quien con cada pedalazo da cuenta en Europa de su amor por Colombia. Sabemos que Rigo, a esta hora de su carrera deportiva, ya no lucha tanto por alcanzar más metas (pues ya tiene suficientes), sino, más bien, para darle más gloria a Colombia.

Buena esa por el Ministerio; buena esa por Rigo, tan convincente y tan cálido.

Cuando me encuentre con Rigo, con mi paisano, mi admirado Rigo, le voy a decir: ¡Gracias, Rigo; el campo es de todos!

Síguenos en:
Google Noticias Canal Telegram Canal Telegram