Síguenos

Opinión

Capitalismo Popular

Publicado

el

nicol%C3%A1s goyeneche

nicol%C3%A1s goyeneche

La economía del país no marcha por buen camino, el déficit fiscal se profundiza, las cifras de crecimiento de lo que va del 2017 son muy bajas, las industrias están en recesión, medianas y pequeñas empresas cierran o detienen su producción ante el contrabando y una carga tributaria que simplemente no pueden llevar. Hoy, la clase media, sobre todo la de menores ingresos, y los más pobres sufren sin poder hacer nada las consecuencias nefastas de la reforma tributaria.

Algunos van a proponerle al país aumentar los subsidios, las ayudas económicas y los programas sociales, van a hablar de redistribución de la riqueza y de aumentar el tamaño y alcance del Estado. Son medidas propias del socialismo populista, del que nuestros hermanos venezolanos saben mucho y por el que han sufrido consecuencias económicas aún peores de las que hoy tratamos de solucionar en Colombia.

Eso no es lo que el país necesita, se requiere una mejor apuesta, esforcémonos por construir Capitalismo Popular, con el que seamos capaces de reducir el tamaño del Estado y volverlo a hacer eficiente en el cumplimiento de sus funciones sin descuidar a los más pobres, con el que logremos darle al individuo la libertad y la posibilidad real de generar su propia riqueza sin que el Estado tenga que quitársela a nadie.

Reducir el tamaño del Estado y hacer gasto público eficiente es necesario para que podamos pensar en una reducción de impuestos que les devuelva a las personas y las empresas la capacidad de generar riqueza. Podemos y debemos hacer una política de austeridad basada en la lucha contra el derroche y la corrupción que han caracterizado el gasto los últimos siete años. Vamos a necesitar replantear las funciones del Estado y preguntarnos si está abarcando más de lo que puede cumplir con eficiencia, debemos preferir que haga bien las cosas, así sean pocas.

Quienes defendemos el Capitalismo Popular entendemos que existe un límite en esta cruzada por la reducción del alcance y tamaño del Estado, no podemos dejar desamparados a los millones de colombianos que viven en la pobreza, nuestra formula es la reducción de la burocracia y el gasto ineficiente para centrarnos en darle a los colombianos, especialmente a los más pobres, la posibilidad de generar riqueza para que pueden fortalecer la clase media, tan importante para el desarrollo de los países.

Debemos destruir los obstáculos que nos impiden a los colombianos prosperar, dejar a un lado ese discurso absurdo que prefiere distribuir la escasez antes de aceptar que todos, incluso los más pobres, tienen la capacidad de salir adelante sin depender del Estado. Quienes creemos en esa capacidad queremos construir economía libre que nos permita generar riqueza propia. Para eso se necesita reducir los impuestos, permitir que nuevas empresas pequeñas empresas surjan, y que logran ser competitivas, defender a capa y espada el derecho a la propiedad privada y garantizar seguridad jurídica.

Esforcémonos por el Capitalismo Popular para que juntos construyamos un país de propietarios.

Publicidad