Bogotá le cumple al ‘bilingüismo’ en los Colegios Distritales

Foto: Alcladía de Bogotá

En las ‘Aulas de inmersión’ el aprendizaje de inglés, francés, español como segunda lengua e incluso lenguas indígenas como el wounaan, se convierte en un viaje por el mundo que se vive con canciones, bailes, piezas de teatro, deportes, y juegos, que afianzan las habilidades comunicativas y paralelamente, fortalecen la formación ciudadana de las niñas, niños y jóvenes con temáticas relacionadas con su vida cotidiana y que tocan sus intereses.

Foto: Alcladía de Bogotá
Foto: Alcladía de Bogotá

Actualmente, se han creado 101 aulas de inmersión en igual número de colegios oficiales, sobrepasando la meta establecida para el cuatrenio 2012 – 2016 en el Plan de Desarrollo de la Bogotá Humana.

De este innovador programa se benefician actualmente más de 34 mil estudiantes, que asisten a 96 aulas en inglés, 3 en francés, 1 en lengua indígena Wounaam y 1 en español como segunda lengua.

Alianzas internacionales que potencian los aprendizajes

‘Aulas de inmersión’ inició en 2013, convirtiéndose en el programa pionero en el país de esta transformación del aprendizaje de inglés y francés. Desde entonces, cada semestre llega un nuevo grupo de cooperantes, dejándole a la ciudad y a los estudiantes experiencias inigualables.

540 extranjeros en total han rotado por las aulas de los colegios del Distrito, mujeres y hombres procedentes de países como India, Ghana, Estados Unidos, Canadá, Bélgica, Alemania, Nigeria, Brasil y otros destinos han llegado a Bogotá con la misión de fortalecer el aprendizaje de una segunda lengua extranjera en niñas, niños y jóvenes, desde primaria hasta grado 11º, y transformar su visión del mundo al compartir con ellos las experiencias culturales de sus países de procedencia.

De esta manera, la SED ha priorizado recursos destinados al aprendizaje de una segunda lengua: mientras en el año 2011 se invirtieron 750 millones en esta materia, en el 2014 la Administración Distrital ha invertido alrededor de $ 4.800 millones, aumentando más de 6 veces el presupuesto invertido históricamente en la educación oficial de Bogotá.