Síguenos

Opinión

La oferta solidaria de la Andi

Publicado

el

NUEVO FORMATO Ivan de J Guzman Lopez Sol de Medio Dia

La esperanza real para que nuestra economía no siga cayendo, se ponga freno al desempleo y se reactiven los programas contra la pobreza que estaban en la agenda del gobierno es, sin duda, la vacuna contra el covid-19.

La semana pasada, en tono respetuoso y con argumentación sólida (pensando en su gremio, los industriales, obviamente; pero también en Colombia, claro está), el presidente de la Asociación Nacional de Empresarios, Andi, Bruce Mac Master, hizo un llamado al Gobierno nacional para que permita la compra de vacunas por parte del sector privado, como una medida que impulsará la reactivación económica del país.

Ya lo habíamos expresado en este diario, el pasado 26 de enero de 2021, en un artículo titulado ¡Vacunación inmediata! Y lo concluíamos expresando: Y lo más urgente, lo que no da espera, lo que no admite dilación; lo que la salud, el bienestar de la población, la educación, la economía colombiana grita, es: ¡vacunación inmediata!
En la argumentación de la propuesta, el doctor Mac Master expresó con pleno convencimiento (cosa que entiende hasta el más corto de inteligencia) que la vacunación es la “piedra angular” de la reactivación.

En este propósito, todos debemos ayudar, y si el sector privado ha demostrado a lo largo de la historia que está en capacidad de apoyar este tipo de estrategias, es necesario recibirlo de forma inmediata. La empresa privada siempre ha mostrado capacidad a la hora de liderar este tipo de acciones de salud para su población trabajadora, y lo he podido comprobar tanto en mi feliz paso por la empresa privada, como por la pública.

Desde Bienestar labora, específicamente liderado por Salud ocupacional, en esas empresas se han hecho las campañas de Salud ocupacional necesarias al personal, al igual que procesos de vacunación, cuando las circunstancias lo exigían.

A mi juicio, en un mercado de competencia, en una democracia, en un país que tiene una sólida tradición empresarial, es necesario “pararle la caña” al doctor Mac Master y hacer de cada empresa, un bastión contra el covid. Todos a una, como en Fuente ovejuna, la novela de Lope de Vega, diría yo. Si el sector privado (como lo afirma el presidente de la Andi) tiene la disposición de apoyar al Gobierno en el esfuerzo que viene desarrollando con el Plan Nacional de Vacunación, debemos recibirlo de muy buenas maneras, obviamente bajo los parámetros y la vigilancia del gobierno nacional.

El presidente de la Andi, Bruce Mac Master, dice que “si el Gobierno le permite a los empresarios comprar vacunas y cumplir los parámetros, la inmunización de los colombianos será más rápida”. Verdad de Perogrullo, que debemos recibir con alborozo, porque cada día que pasemos sin vacuna, es ventaja que nos toman otras economías, es agregar pobreza a la pobreza, desempleo al desempleo y aumentar la cifra desastrosa de compatriotas fallecidos, teniendo la solución a la mano.

El asunto no es tan complejo, si tenemos en cuenta que “Ya los mercados internacionales han venido acercándose a Colombia ofreciendo vacunas para los próximos meses”, según aseguró Mac Master. Y fue concreto al plantear “la creación de un marco regulatorio que permita entender cuáles son las condiciones con las que se puede trabajar y ofrecer este apoyo tan necesario en este momento de la vida nacional”.

Entendemos que “el Gobierno nacional ha indicado que por el momento es el único autorizado para la importación de vacunas en Colombia y que la posibilidad de que privados compren los biológicos quedaría contemplada una vez se cumpla la primera fase del Plan Nacional de Vacunación, previa autorización oficial”; pero también comprendemos que esperar la participación de la empresa privada, solamente a partir de una segunda etapa (para la segunda dosis) puede ser una decisión desafortunada y peligrosa en extremo. Cuando decimos vacunación ya, es ya. Y no por capricho; es por la salud de Colombia, es por la productividad, es por el bienestar de los ciudadanos; es para retomar el buen rumbo de la patria.

La opinión del autor de este espacio no compromete la línea editorial de Minuto30.com
Publicidad