in

¿Hay que amarrar a esas locas?

Por : Misael Cadavid MD

Misael Cadavid Jaramillo 1200x720 1

Hay muchas falacias en la lógica y narrativa de la argumentación feminista.

Muchos de los errores en la percepción del feminismo se deben a la equívoca lectura que sucede cuando se mira algo desde la distorsión.

Distorsionar algo es una forma de incurrir justamente en la desinformación.

A pesar de lo mucho que se ha renovado la fuerza del movimiento de las mujeres en América Latina, el afán de tergiversar lo que es y no es, supuestamente, el feminismo, también ha ganado vigor. Es intenso el afán de deslegitimación.

En primer lugar, lo más obvio. Feminismo y machismo no son caras de una misma moneda, por así decirlo. Lo que les une es la semejanza en los términos, tal vez la similitud de las palabras.

El machismo es un sistema añejo, de siglos, hecho de estructuras históricas, donde se instaló, de incontables maneras, que la mujer era un sujeto secundario, un otro que había que controlar, y cuyo destino único era ineludiblemente ser esposa, ser madre, existir contenida en la esfera de lo doméstico.

El machismo entiende una diferencia entre hombres y mujeres donde éstos pueden ser libres, ejercer poder, sexualidad, libertad, autonomía e incluso el derecho mismo a ser humanos, a ser complejos. Por eso, el machismo también es un sistema de códigos inconscientes que nos guían en los momentos más mundanos. Los aprendemos de formas diversas. Nos enseña a despreciar lo asociado a lo “femenino”. Nos adoctrina de manera eficaz a creer que lo masculino debe ser de cierta manera y lo femenino de otra.

El feminismo, en cambio, es el nombre que se le da a una realidad histórica. Una donde las mujeres no tenían las mismas oportunidades y derechos que los hombres. Así, es una forma de darle nombre a esa asimetría enquistada por siglos y siglos.También es un movimiento que busca diluir toda forma de opresión; que problematiza justamente cómo se construyó tanto lo masculino como lo femenino; y que busca liberar a todas las personas de las cárceles que nos imponen las codificaciones de género. Es un movimiento político. Una lucha. Lo que busca es la igualdad de derechos y condiciones políticas, sociales, culturales, económicas y humanas para todos los sexos.

Lea también
Sabaneta, un sentimiento que nos une

Pero, también una forma de mirar el mundo. Una perspectiva. El feminismo busca libertad e igualdad; el machismo se aferra a modos limitados de ser, a la represión. No son equiparables.

En segundo lugar, históricamente, el feminismo ha producido gran ansiedad social. El prospecto de la libertad y la igualdad de las mujeres ha generado la ofuscada y ansiosa noción de que se trata de algo “anti-natural”. Por eso, las caricaturas y los estereotipos que buscan ignorar a las feministas son siempre, y en el tiempo, tan parecidas. Las de comienzos del siglo XX y las de ahora suelen parecerse bastante entre sí. Se advierte esa posibilidad, la de que las mujeres sean libres,como una fuerza que desestabiliza.

Entonces, se tejen alucinaciones para soportar ese miedo. Se dice que las feministas son mujeres histéricas, risibles, iracundas, que “quieren ser como los hombres”, que les odian, y así. Caricaturas. Formas reducidas. Simplismos.

La creencia de que la cortesía común, el buen trato, la bondad, la amabilidad, son contrarias a lo que las supuestas feministas conciben,es por decir lo menos, errado. Es parte del mismo reduccionismo. Es parte de la misma distorsión.

Lea también
La "dieta" de 'Papá' Jaime

Es más fácil caricaturizar lo que se teme o lo que genera ansiedad. Que un varón abra la puerta del carro o elogie a una mujer cambia si viene desde un lugar de dominio o si viene desde un lugar de bondad. Ser feminista no es rechazar el trato bondadoso, considerado, solidario, noble, amable de los hombres.Es no aceptar violencia. Es añorar un mundo donde sea posible existir en libertad.

Uno de los argumentos más comunes de quienes se enardecen en su antifeminismo está en decir que ya se han logrado muchas de las cosas que reclamaba el feminismo en materia de derechos y condiciones. Es verdad! Muchos kilómetros se han recorrido. Muchas conquistas se han logrado. Muchos derechos se han adquirido y muchos cambios se han dado.

Pero el asunto requiere el ánimo inteligente que permite la complejidad. Son siglos de misoginia. Siglos de mundos machistas. Los cambios que ha habido en el último siglo y que en Colombia y en América Latina son mucho más recientes y siguen en proceso,no diluyen, ni borran la dimensión más estructural. El machismo no se percibe sólo en la dinámica sociocultural y en las leyes.Son creencias añejas. Son prejuicios heredados como si fuera una enfermedad congénita.Es un proceso en el que seguimos. Es un proceso histórico que desafortunadamente sigue en construcción.

No es posible ser machista y feminista. Ese es un argumento desinformado y falaz. Es posible tener una perspectiva feminista y seguir deshaciendo, problematizando, cuestionando e incomodando los propios aprendizajes machistas.

No podemos seguir demonizando el feminismo como esa cosa antinatural que desestabiliza porque pide igualdad y libertad.

Dale click a "Me gusta esta página"


Google Noticias