El uribismo y su presión por la revocatoria en Medellín

Los promotores de la revocatoria en Medellín está representada por dos dos grupos políticos del país: el uribismo y el fajardismo, del segundo hablaré en otra ocasión. El uribismo a pesar de haber dicho a principio de 2021 de que se desmarcaría del proceso revocatorio, dejó la puerta abierta para que los dirigentes de su colectividad en Medellín sí puedan hacerlo.

En orden de jerarquía el uribismo envía a sus alfiles nacionales y locales a batallar en la disputa por recuperar la cuna natal del uribismo donde perdieron elecciones en 2019, tanto de alcaldía como de gobernación; pues su propósito es tratar de recuperar el poder en Antioquia, cuna uribista que gozaba de poder electoral y el manejo de EPM, la empresa de servicios públicos más importante del país, a la que los paisas llamamos “La Joya de la Corona”.

Los revocadores son un grupo en el que se encuentran reconocidos, pintorescos y polémicos personajes que representan el apoyo más absolutista al uribismo, aunque algunas figuras del Centro Democrático en el ámbito nacional como las senadoras Paola Holguín y Marían Fernanda Cabal han demostrado públicamente su apoyo a la revocatoria replicando los mensajes de los promotores en Twitter, también han invitado a ciudadanos a través de videos y sus propias redes sociales a firmar las planillas para revocar al Alcalde Quintero. Holguín es líder del grupo Los Paolos y quién apoya directamente con videos y mensajes la revocatoria, su equipo es el que está más directamente involucrado con la iniciativa.

En el ámbito local juegan figuras del uribismo como Andrés Guerra, el candidato del Centro Democrático a la Gobernación de Antioquia en 2019 y quien fue derrotado en las urnas por Aníbal Gaviria, es hoy diputado, abiertamente se sumó a la revocatoria con miras políticas para el 2022, pero también ha anunciado su candidatura recientemente al senado de la república, él mismo estuvo repartiendo planillas a domicilio para recoger firmas para la revocatoria del alcalde de Medellín.

Lea también
Biopolímeros, un inminente problema de salud pública

Alfredo Ramos, uribista y candidato del Centro Democrático, fue otro de los derrotados en 2019 en las urnas por Daniel Quintero actual Alcalde de Medellín, no solo se trata de la derrota del partido, sino de uno de los candidatos que provienen de las entrañas del uribismo, pues Ramos es quien se vincula con todas las iniciativas pro-revocatoria en la ciudad, se ha reunido con todos los promotores de la revocatoria en la ciudad, además su esposa, Juliana Hernández, se ha metido de lleno en la difusión de los lugares donde las personas pueden acercarse a firmar.

Simón Molina, uribista y concejal por el CD de Los Paolos, su curul se la debe a Paola Holguín y por tanto debe cumplir órdenes de ella que, además, ha manifestado abiertamente apoyar la revocatoria; este concejal se ha dedicado a promover la revocatoria acercándose a otros partidos políticos que no han hecho eco de su postura frente al proceso revocatorio en Medellín; por su parte otro concejal uribista, Gabriel Dib Díaz, también se sumó a la revocatoria y puso a su equipo del Concejo en ese trabajo, manifiesta también que todo su equipo es pro-revocatoria.

De igual forma en los llamados grupos ciudadanos pro-revocatoria, sus fundadores aseguran no estar auspiciados por ningún conglomerado económico o partido político. Sin embargo, tienen marcada una huella ‘uribista’ en sus actuaciones del pasado.

En escalas inferiores aparecen los líderes de los grupos pro-revocatoria, Julio González Villa, un profesor del derecho y la moral fue gerente de las Empresas Varias de Medellín hace 25 años durante la alcaldía de Luis Alfredo Ramos, y en Twitter es un defensor del concejal Alfredo Ramos Maya. En el caso de Medellín Cuenta Conmigo, el presidente de la Corporación, Andrés Felipe Rodríguez, aclaró que sus miembros no pertenecen a ningún partido político, él es empresario de maquinaria para minería y muy cercano al uribismo, además es cercano a la casa política de los Valencia Cossio y amigo cercano del actual concejal uribista Sebastián López Valencia, sobrino del exministro Cossio.

Lea también
Cuidado con San Andrés

Otro líder del movimiento Salvemos Colombia, grupo creado por ciudadanos y empresarios que, entre sus acciones, está la realización de conversatorios con el concejal Alfredo Ramos (quien perdió las elecciones con Quintero), el abogado Abelardo de la Espriella y el cantante Jorge Cárdenas, todos vinculados con el uribismo. Así mismo, tanto en sus redes sociales personales como en los post de Salvemos Colombia, abundan los mensajes y menciones de apoyo al expresidente Álvaro Uribe.

Finalmente, la cabeza de Más Medellín, otro de los movimientos pro-revocatoria del alcalde de Medellín es Alejandro Posada, quien fue edil de Medellín por el Centro Democrático, partido al que renunció en 2017, sin embargo, su relación con el uribismo continua porque apoyó a la senadora Paola Holguín y a su candidato al Concejo, Simón Molina, en las elecciones de 2019.

Con esta lista de revocadores queda claro que la revocatoria no es una iniciativa ciudadana, más bien es una iniciativa propuesta desde el uribismo, que, como estrategia, quieren convertirla en sentimiento ciudadano, manipulan a firmantes con inconformidades populistas que detrás tienen intereses económicos y de poder.

Síguenos en:
Google Noticias Canal Telegram Canal Telegram