Síguenos

Opinión

Uribe y la Corte

Publicado

el

Iv%C3%A1n Mauricio Guzm%C3%A1n Foro Colombia1

El desasosiego en la Corte Suprema de Justicia debió ser inmenso tras la renuncia del Expresidente Álvaro Uribe Vélez al Senado.

Tanto así, que, en vez de decidir sobre la competencia de la Corte para seguir adelante con el proceso del expresidente, generaron un auto de más de 150 páginas, en menos de 24 horas para llamarlo a versión libre por la Masacre del Aro.

No creo que la velocidad inusitada de la Corte para atender los asuntos judiciales del Expresidente Uribe sea una coincidencia o una característica de una justicia robusta e independiente como la destacan Uprimny y Vivanco.

Sin embargo, para el pesar de la Corte y sus áulicos, la propia jurisprudencia juega en contra. Los hechos por los que privaron a Uribe de la libertad nada tienen que ver con sus funciones como Senador de la República y, así las cosas, la Corte no tendrá más remedio que pasar el caso a manos de la Fiscalía General de la Nación.

A los magistrados que, por meses fueron céleres para interceptar ilegalmente a Uribe (a pesar de las advertencias de los peritos del CTI), para dar entrevistas por doquier y filtrar el expediente a cuentagotas para condenar a Uribe en los medios, estarán quizá barajando sus opciones ante el casi inminente traslado del proceso a la Fiscalía.

Y es que allí, a diferencia de la Corte, Uribe gozaría de todas las garantías que los magistrados, motivados quizá por su antiuribismo recalcitrante, le han negado a Uribe, a pesar de haber atendido sin falta a todos sus requerimientos, olvidando que a el, como a todos los colombianos, le asisten también todas las garantías constitucionales.

Quizá el miedo de la Corte sea ese, la Fiscalía General de la Nación podría dejar en evidencia el actuar ilegal de los magistrados: Las chuzadas, las sendas advertencias del Magistrado Reyes a Cepeda por haber destruido material probatorio importante para el proceso al borrar los chats que sostenía con Monsalve, la renuencia de la Corte de incorporar el testimonio del “Tuso” al expediente o los privilegios otorgados a Monsalve, hechos que sin duda pondrían en aprietos judiciales a más de un magistrado y de paso a Iván Cepeda a quien sus visitas a cárceles en Estados Unidos, la cercanía con Monsalve, su propio prontuario como alfil de las FARC y su papel en la fuga de “Santrich” podría traerle consecuencias insospechadas. Seguramente la justicia norteamericana ya lo tiene entre ojos.

El país merece conocer la verdad completa, no la versión de Cepeda o la de los magistrados motivados por las candelas antiuribistas que bien ha sabido atizar la oposición. Lamentablemente la Corte ha dejado en evidencia que su motivación no es la de impartir justicia si no de la de dictar sentencia a cualquier costo. Quizá una vez el caso quede en manos de la Fiscalía el país podrá conocer por fin el verdadero rostro de la Corte Suprema de Justicia. Hasta Uprimny y Vivanco quedarán sorprendidos.

@Ivanmguzman

Síguenos en:
Google Noticias Canal Telegram Canal Telegram
Publicidad
Publicidad

Medellín