¡Un Santos hablando de renovación política!

Por Alejandra Ramírez

Hacer el recuento de la presencia de la familia Santos en la política y el espectro público, puede llegar a ser eterno, la historia familiar data desde 1775 con Pedro Santos Meneses, hasta la actualidad.

Como en toda familia grande, han habido buenos y otros no tanto, desde María Antonia Santos Plata quien en 1816 luchó hasta el final de sus días por la libertad, por su tierra y por su gente, hasta Juan Manuel Santos… de quien ya bastante se ha hablado.

Para las próximas elecciones parlamentarias, llega a la contienda electoral, como es de conocimiento público, Gabriel Santos García, hijo de Francisco Santos Calderón, heredero de una larga historia familiar, una herencia que es recibida sin beneficio de inventario, hoy su apellido tiene una desaprobación aproximadamente del 84%.

No siendo ello suficiente, este joven de 27 años, llega con un discurso de renovación política, sí, un Santos hablando de renovación política. Aunque suene contradictorio y hasta descarado, su discurso lleva en sí una lógica y claridad que muchos candidatos quisieran, “La renovación no está en un apellido, un partido político o un género, la renovación política es una actitud”, ha repetido incansablemente este Santos, entendí lo que quiso decir mucho tiempo después de escuchar esa frase.

La política en Colombia, ha estado manchada por la corrupción, por la mediocridad, por la falta de amor patrio y por convertirla en un negocio que sólo llama a la basura de la sociedad. No entendimos, que la causa de todos esos males nunca estuvo ni estará en los apellidos, los partidos políticos ni mucho menos en un género, el problema es la actitud de las personas y en definitiva de los dirigentes frente a la política, que diferente sería el panorama, con gobernantes responsables y preocupados por el servicio público.

Como sensato calificaría este discurso, seguido del carácter que se debe tener para defenderlo con semejante apellido a cuestas, de renovación habla Gabriel y de reivindicación debe hablar su apellido, recuperando esos días en que los Santos como alguna vez hizo María Antonia en el siglo XIX, luchaban por la libertad y la democracia.

Faltan exactamente dos meses para las próximas elecciones parlamentarias, y con el correr del tiempo la competencia por una curul se torna cada vez más fuerte. Dos meses en los que como ciudadanos tenemos la responsabilidad de elegir a quienes representan nuestros intereses y visión de país, mi voto es para Gabriel Santos #104 a la Cámara de Bogotá por el Centro Democrático, creyendo plenamente en la necesidad de renovar la política del país, para construir una mejor Colombia.

@aleramirezpov



Opinión