in ,

Los residuos peligrosos, una amenaza cotidiana

Algunos residuos como las baterías, las llantas, medicamentos vencidos y tapabocas pueden ser altamente contaminantes

residuos

Las basuras son uno de los problemas más graves que enfrenta el planeta, y ni que decir de los efectos adversos que causan los residuos peligrosos, o Respel, como son denominados. Estos materiales, que acompañan nuestra cotidianidad, cuando los desechamos, en la mayoría de los casos no sabemos dónde van a parar, y son altamente contaminantes.

Para muchos el tema de los Respel, parece que no hiciera parte de la vida diaria. Pero están muy equivocados: las baterías de celulares, los computadores viejos, las pilas, las jeringas, los medicamentos vencidos, las llantas; y el exceso de tapabocas, que se sumaron por causa de la pandemia, son desechos que si su disposición no es la adecuada puede causar graves problemas para la salud del planeta y de todos los que lo habitamos.

Algunos datos indican que se generan entre 300 y 500 millones de residuos peligrosos cada año, es decir elementos inflamables, tóxicos, o que representan un riesgo biológico, como todo aquello que está relacionado con el Covid-19. Incluso se asegura que en los últimos 30 años se ha incrementado en un 500 por ciento la generación de estos desechos.

residuos 3

En el ámbito nacional y de región no existe una trazabilidad veraz y oportuna de la generación de residuos peligrosos. Solo se conoce una única herramienta de cuantificación, denominadas las plataformas Respel y Registro Único Ambiental -RUA- del Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales –IDEAM-. Sin embargo, advierten los expertos del Área Metropolitana del Valle de Aburrá, que desde estas solo se registran los generadores de residuos peligrosos de 10 o más kilogramos al mes.

Lea también
Hombres armados en camioneta de alta gama habrían atentado contra el senador electo Paulino Riascos

El consumo exige responsabilidad

Se calcula que existen 108 categorías de este tipo de residuos, entre ellos el aceite vegetal, las bombillas, los computadores, los plaguicidas, los cargadores de celular, los celulares, los relojes, los electrodomésticos y muchos otros productos que hacen parte de nuestra cotidianidad, pero que tienen características de peligrosidad, después de ser usados y desechados. Es por ello que es nuestra responsabilidad evitar que lleguen a los rellenos sanitarios.

Los elementos que lo componen contaminan los suelos y las fuentes de agua, afectan la capa de ozono, la fertilidad de las tierras, las plantas y la fauna. De acuerdo con el director del Área Metropolitana del Valle de Aburrá, Juan David Palacio Cardona, “las pilas, por ejemplo, contienen compuestos químicos pesados como el cadmio, mercurio, níquel, entre otros, que son una fuente altamente contaminante de los recursos hídricos, incluso cuando ya están gastadas”. Y aclara que existen datos de que “una sola batería de reloj de mano podría llegar degradar el agua de toda una piscina olímpica”.

residuos 2

En 2017, el IDEAM reportó que, en 2.155 de los 4.987 sitios que disponen de este tipo de residuos, se generaron 15.771,70 toneladas. Mientras que en lo corrido del 2021 se han generado 16.115,46 toneladas, de acuerdo con el reporte de 1.807 puntos de disposición de los 46.644 puntos inscritos a la fecha.

Lea también
¡Aplique! A partir de esta fecha estará abierta la convocatoria del Fondo Sapiencia 2022-2

Desde esta entidad, como autoridad ambiental se actualizó el Plan de Gestión Integral de Residuos o Desechos Peligrosos (Plan RESPEL) mediante Acuerdo Metropolitano N°24 del 25 de octubre de 2018, para la región metropolitana del Valle de Aburrá periodo 2017–2030. El Plan Respel aborda cuatro dimensiones o focos de análisis: manejo de Respel; educación y cultura; política y regulación; y ciencia, tecnología e innovación, explica la líder del equipo Claudia Mendoza, de la subdirección Ambiental.

El llamado que se hace desde la entidad es a que todos hagamos conciencia frente a nuestras acciones diarias. Así que acuda a los sitios que hay en centros comerciales, en empresas y otras entidades, marcados para depositar desechos peligrosos, evite que lleguen al relleno sanitario.

Los elementos que componen una bombilla ahorradora de energía, al tener contacto con un ser humano puede causar sordera, perdida de memoria, cambios en la personalidad, pérdida de la visión, entre otras. Al igual si un pasto o una fuente de agua esta contaminada con estos metales pesados, pueden transmitirse a través del consumo de carne o vegetales.

En nuestras manos esta la solución y la posibilidad de tener un planeta más saludable.

residuos 4

Para leer más noticias de Medellín ingrese aquí.

Dale click a "Me gusta esta página"


Google Noticias