Renace el Movimiento de Salvación Nacional

Por: Fernando Orjuela

Con esperanza se conmemoro en la Universidad Sergio Arboleda el pasado 2 de noviembre, el vigésimo sexto aniversario del execrable asesinato de Álvaro Gómez Hurtado, con el anuncio del renacer del Movimiento de Salvación Nacional como partido político, en espera únicamente de la personería jurídica por parte del Consejo Nacional electoral, con base en una sentencia de la Corte Constitucional y el principio de igualdad democrática.

En estos momentos de la historia de Colombia tan controvertidos y porque no decirlo tan desesperanzadores, poder hacer política con ideas fundamentadas y estructuradas, genera una gran ilusión para el país. Las nuevas generaciones desafortunadamente desconocen en su mayoría el gran bagaje intelectual, su gran espectro cultural, el ideario y las grandes propuestas que Álvaro Gómez Hurtado le proporcionó a Colombia. Si las estudiaran, analizaran y leyeran, descubrirían en ellas, las bases y principios fundamentales que se deberían tener en cuenta para lograr el desarrollo de un país como el nuestro, atropellado por la desigualdad, la pobreza, la incapacidad productiva y los vicios inadmisibles de la política, como la corrupción y la politiquería.

Para el Movimiento de Salvación Nacional tener en su haber el legado del estadista más importante de los últimos 50 años de la historia reciente del país, no solo es un orgullo, sino una gran responsabilidad. El acuerdo sobre lo fundamental y también sobre lo importante y necesario que requiere el país para lograr el Desarrollo, lo dejó escrito con creces el fundador e ideólogo del Movimiento de Salvación Nacional, constituyendo un patrimonio muy valioso y de la mayor importancia nacional que es preciso poner en práctica ya, con su nueva visión y misión, para transformar y sacar a Colombia de la gran crisis moral, ética, social y económica en la que está sumido el país y que sin duda representa su gran reto en esta nueva etapa.

Más que un legado histórico político de inmensos valores, lo que en el fondo representa el renacer del Movimiento de Salvación Nacional es una nueva gran estructura basada en la ideología del desarrollo salvaguardando el bien común, para que sea implementada de urgencia en un país muy grande y valioso como el nuestro, en beneficio directo de una sociedad atropellada y dolida, que la solicita a gritos.

Lea también
Perder el juicio

Dentro de las grandes prioridades de actuación inmediata que necesita el país y que el Movimiento de Salvación Nacional tiene muy claro, está la acción contundente que debe ejercer Colombia para salir del estancamiento económico en que se encuentra, con el objeto de lograr revertir el decrecimiento de la industria, invertir la balanza comercial negativa que ya llega a US$1.100 millones de dólares, parar el endeudamiento despiadado que está sobrepasando por esta época el 70% del PIB, sin tener capacidad de pago y para decrecer el tamaño del estado urgentemente que con su desbordado gasto público que en los últimos 20 años ha crecido un 700% y hoy representa el 60% del presupuesto nacional, sean acciones y políticas de implementación inmediata.

Estos temas entre otros muchos, fueron estudiados y analizados a profundidad por el fundador del Movimiento de Salvación Nacional hace más de 30 años y hoy más que nunca cobran vigencia de gran trascendencia en el panorama nacional, que obligan al país a tener una gran vocación exportadora de productos procesados con valores agregados esencialmente del sector agropecuario por nuestra vocación natural, entre otros muchos como el del turismo.

Ahí está la riqueza sin duda que nos puede generar las divisas, para que el estado se centre en la inversión social y en la construcción de infraestructura de servicios básicos y complementarios, generando de manera paralela los mecanismos necesarios de crecimiento empresarial basados en la inversión privada y extranjera, con gran énfasis en el emprendimiento de las nuevas generaciones para fortalecer la iniciativa privada como el gran motor del crecimiento de la economía. Con una planeación estratégica a mediano y largo plazo concertada, se logrará una vigencia constante en el tiempo de estas políticas. En la productividad está el secreto del desarrollo.

Lea también
Universidades: Oferta y Demanda

Sin seguridad jurídica, tan grave como la inseguridad en las calles y en el campo, junto con la ausencia de orden público, es imposible llevar a cabo políticas económicas y sociales perdurables en el tiempo que sean capaces de erradicar la pobreza, como la gran meta a cumplir en el corto plazo para salir del subdesarrollo. Reformar la justicia y hacer posible acabar con la impunidad y la corrupción debe desvelarnos a todos los colombianos y debe ser un gran propósito conjunto de la sociedad y del estado.

Temas tan álgidos y de tanta actualidad y que tanto daño le hace al país a diario como el del narcotráfico como el gran generador de la violencia en Colombia, también fueron temas muy estudiados otrora por Álvaro Gómez Hurtado. No da largas presentar ante las Naciones Unidas la gran propuesta de legalizar la droga en todo el mundo en beneficio de todos los países afectados, productores y consumidores. Este planteamiento tan necesario cobra vigencia histórica inmediata para que, desde la perspectiva de la oferta y la demanda, los precios se desplomen y en consecuencia deje de ser el gran negocio de las mafias internacionales.

Con la personería jurídica para el Movimiento de Salvación Nacional nace una gran esperanza y oportunidad para darle a la política la altura y el estatus que merece y sobre todo para que se resalte la libertad como valor supremo fundamental junto con la dignidad y el respeto por la vida, con orden legal y constitucional.

Hoy más que nunca Colombia requiere un nuevo liderazgo político con gran “talante” para acabar los vicios inadmisibles del “régimen”.

En hora buena para Colombia y manos a la obra.

@PoliticaPuntual

Síguenos en:
Google Noticias Canal Telegram Canal Telegram