Síguenos

Deporte

Regatistas brasileñas avergonzadas por la contaminación en la sede de vela

Publicado

el

5762604w Copiar

Las regatistas olímpicas brasileñas Isabel Swan y Renata Decnop, compañeras en la clase 470, dicen estar avergonzadas por el alto grado de contaminación de las aguas en la Bahía de Guanabara, la sede para las competiciones de vela en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro en 2016.

Regatistas brasileñas avergonzadas por la contaminación en la sede de vela. EFE.

Regatistas brasileñas avergonzadas por la contaminación en la sede de vela. EFE.

«Es una vergüenza salir a entrenar y que el barco se vaya chocando con cajas de madera, neumáticos y bolsas de plástico», relató en entrevista a Efe Isabel Swan, medalla de bronce en los Juegos Olímpicos de Pekín 2008 e imagen de la candidatura de Río 2016. «A veces parece que navegases por una cloaca», ironizó.

Su compañera, Renata Decnop, que debuta como regatista olímpica en Río 2016, se proclamó el pasado año campeona mundial universitaria en la clase Macht Race.

«En ningún lugar del mundo he competido en aguas tan sucias como en las de la Bahía de Guanabara, y es una tristeza», lamenta la regatista en referencia a la bahía que baña el puerto y las playas de la zona norte de Río de Janeiro.

La Bahía de Guanabara fue escogida como sede de las competiciones de vela en los Olímpicos de 2016 tras el compromiso del gobierno regional de Río de Janeiro de empeñarse en su descontaminación.

Las dos regatistas, sin embargo, admitieron a Efe no tener mucha confianza en el éxito del Plan de Descontaminación de la Bahía que acomete la gobernación de Río respaldada por un presupuesto billonario.

«Tengo más esperanza que confianza», apostilló Decnop, que reconoce, no obstante, que se percibe alguna mejora.

El problema, según apunta Isabel Swan, es que «quedan menos de mil días para el comienzo de los Juegos con muchísimo trabajo por hacer y me da miedo que la bahía no esté lista para acoger las pruebas».

El gobierno regional acordó con el Comité Olímpico Internacional la recuperación de un 80 por ciento de la calidad de las aguas hasta el 2016.

La cabeza visible del ambicioso programa, el secretario de Medio Ambiente de Río de Janeiro, Carlos Minc, manifestó a Efe su total confianza en el cumplimiento del compromiso, que dijo posible mediante la combinación de los sistemas tradicionales de saneamiento con iniciativas más de vanguardia, como las Unidades de Tratamiento de Ríos, las ecobarreras y los ecobarcos.

En todo caso, matizó, «para nosotros la Olimpiada no es un final, sino una etapa».

Según expertos consultados por Efe, en la contaminación de la Bahía de Guanabara confluyen varios factores. El principal, es la superpoblación de las barriadas que la rodean, que supera los 8 millones y que son carentes de infraestructuras eficaces de saneamiento, como una red de alcantarillado o un sistema de recolección de basuras.

Así, los ríos que desembocan en la bahía arrastran a diario toneladas de inmundicias que ensucian y envenenan las aguas.

De momento, la nueva Autoridad Pública Olímpica, que coordina los esfuerzos de todas las administraciones para alcanzar el 2016 sin demasiados sobresaltos, no ha querido pronunciarse sobre la situación.

Sí lo ha hecho el biólogo Mario Moscatelli, uno de los principales especialistas en el área y quien, en declaraciones a Efe, ha insistido en que el Plan de Descontaminación es insuficiente para sanear la bahía. Según el biólogo, la sede de la vela en los Olímpicos tiene «zonas altamente contaminadas y prácticamente desprovistas de vida».

Moscatelli acusó a las distintas administraciones de no haber gestionado debidamente los recursos millonarios que fueron concedidos, de tiempo en tiempo, para recuperar la Bahía de Guanabara. Río de Janeiro, 29 nov (EFE)

Síguenos en:
Google Noticias Canal Telegram Canal Telegram
Publicidad
Publicidad

Medellín