in

Perú alienta a su selección para llegar a la ansiada repesca al Mundial de Catar

Por Paula Bayarte

repesca
Aficionados peruanos fueron registrados este martes al animar a su selección de fútbol, antes de un partido contra Paraguay por las eliminatorias sudamericanas al Mundial FIFA de Catar 2022, en el estadio Nacional, en Lima (Perú). EFE/Paolo Aguilar

Lima, 29 (EFE).- Desde bien temprano, la camiseta blanca atravesada por la franja roja de la selección peruana se podía ver en todos los rincones de Lima, portada por orgullosos hinchas a sus lugares de trabajo o en las manos de vendedores ambulantes, ante la crucial jornada que enfrenta a los incas con Paraguay y en su última oportunidad para se clasificarse para Catar 2022.

«Vamos a alentar desde las gradas del estadio y esperamos que Perú tenga un buen resultado, 2-0 mínimo. Que marquen los goles quien sea» dijeron emocionados a Efe Néstor y Rene, dos hinchas venidos desde la ciudad norteña de Trujillo, en las puertas del hotel Hilton, donde se concentra la selección.

Lapadula, Cuevas y Flores son los jugadores que más llevan a la espalda en sus camisetas los aficionados, pero uno de los favoritos de la grada no correrá en el campo, sino que dirigirá a la Blanquirroja desde el banquillo.

Es su entrenador, Ricardo Gareca, una de las piezas clave en el sueño a Catar y que, si esta tarde Perú pierde, termina su contrato.

Lea también
[VIDEO] “Espero verlos muy pronto y si no cuando Dios lo decida”: Valenciano habla de su salud

«Gareca se tendría que quedar más, un ciclo más, un mundial más», señaló Adriano en las puertas del hotel sobre el preparador argentino que trajo la esperanza y la ilusión a la hinchada peruana, cuando en 2018 consiguió que el país se clasificara para el Mundial de Rusia tras 36 años de ausencia.

«Espero que Gareca no se vaya nunca de nuestra selección», deseó Moisés con el 9 de Lapadula a la espalda.

El olor a parrilla de los puestos de comida se mezcló con la emoción de los aficionados en los alrededores del estadio José Díaz, conocido popularmente como Estadio Nacional del Perú, a pocas horas del partido cuya victoria permitiría a la selección peruana mantener la quinta plaza y luchar en la repesca con Australia por un puesto en el mundial.

Para garantizar la seguridad del duelo, más de 2.000 agentes policiales custodian el estadio limeño, en el que aficionados se mezclan con grupos evangélicos que apoyan a la selección con sus oraciones, vendedores ambulantes que venden camisetas, cornetas o sándwiches caseros, mientras suena en tono de festejo «Porque yo creo en ti Perú».

Lea también
¡Clásico regional! Medellín visita a Envigado este domingo

«Vemos los partidos en la casa y en familia y sentimos esa emoción de la selección cuando meten el gol y gritamos. A veces, hasta lloramos de tanta emoción. Apoyamos a la selección siempre. Quedaremos 2-1 y marcará Lapadula y ‘el Orejas’ (Edison Flores)», dijo ilusionada Valeria, de 22 años, junto a su hermano pequeño, mientras esperaba que los jugadores partieran hacia el encuentro.

Más ambicioso se mostraba otro aficionado, de 12 años, que anticipaba un 4-1 con goles de su jugador favorito, Gianluca Lapadula y quien disfrutó el partido contra Colombia que dio a Perú la esperanza de clasificarse.

Las previsiones de resultado varían entre la hinchada, pero la victoria es incuestionable: «vamos a ganar 100 %», se escuchaba en la entrada del José Díez, lugar que desprendía la seguridad de los aficionados que seguro impulsa a la Blanquirroja frente a Paraguay para rozar Catar.

Dale click a "Me gusta esta página"


Google Noticias