Ojalá les vaya bien. Por Francisco Javier Saldarriaga | Ojalá les vaya bien
  • Por -

    Ojalá les vaya bien


    Pasaron las elecciones, hubo resultados inesperados que llaman la atención por las tendencias ideológicas de los ganadores en cuanto a las alcaldías y algunas gobernaciones de departamentos y ciudades capitales quienes gobernarán con asambleas y concejos compuestos mayoritariamente por ciudadanos con diferentes tendencias políticas. El ajedrez que deberá jugar el gobernante deberá ser muy conciliador y con un equilibrio muy delicado para poder realizar una labor fructífera que le convenga a los territorios y lo pase a la historia como un buen mandatario local.

    El elegido en Medellín tiene un reto mayúsculo puesto que deberá regir los destinos de la ciudad mejor administrada del país durante mucho tiempo, con algunas lagunas durante la alcaldía de quien ejercerá la gobernación a partir del 2020. Además tendrá el mayor presupuesto de la historia para continuar con el trabajo de inclusión social que se ha venido realizando desde que se instauró la elección popular de Alcaldes en 1988.

    Medellín ha dado ejemplo con sus alcaldes y siempre han estado sintonizados con las expectativas de los electores destacándose sobre el resto del país como los de mayor favorabilidad.

    Los logros nacionales e internacionales han ubicado a la ciudad como un referente para la movilidad pública, el emprendimiento, la resiliencia y el trabajo para el mejoramiento de la calidad del aire que se orientan a conseguir un conglomerado urbano con los mejores estándares de calidad de vida para todos sus habitantes.

    Los Metrocables, el Metro, el Metroplus, el Tranvía y los proyectos futuros tienen consecuencias muy favorables para agilizar la movilidad de los habitantes de las laderas en cuanto al tiempo invertido en el transporte desde y hacia el trabajo o sus hogares. Al reducirlo sustancialmente el ciudadano puede dedicarle más tiempo a sus familia, estudiar y conseguir más tiempo libre para el descanso. El solo hecho de un transporte más ágil aminora el stress y motiva al individuo a vivir con más serenidad. Mejorar el transporte público menguará el uso del privado.

    Claro que hay tareas que siguen incompletas y a estas debe apuntarle el mandatario, entre ellas es importante mencionar las dificultades que se originan con la multiplicidad de los medios de transporte particular que se han introducido en los últimos años.

    Apareció la motocicleta y en la actualidad su número es muy superior al de los automóviles trayendo consigo diversos problemas originados casi todos por la escasa y nula rigurosidad para expedir los permisos de conducción y de contera la poca cultura de quienes conducen estos vehículos. En más de una ocasión se ha contemplado el carril solo motos en las vías de mayor densidad de tránsito.

    Establecer un indicador o disparador para acometer el carril solo motos es sencillo, basta tener dos factores en cuenta: N° de vehículos por hora y N° de atracos realizados por delincuentes que se movilizan en estos vehículos de dos ruedas. El carril solo motos de entrada origina una mayor seguridad para todos al disminuir los riesgos de colisiones entre autos y motos con la peor parte casi siempre para los motociclistas. De hecho los flujos por tipo de vehículo se pueden traslapar de manera que vayan unos delante de los otros con mínimo 20 segundos de diferencia.

    No hablemos ahora de la bicicleta o las patinetas aunque para la primera se han ido extendiendo las ciclo rutas que mal que bien, apoyan este medio aunque falta mucho para tener una red con bici parqueaderos incluidos que en verdad sea de mucha utilidad para el usuario y contribuya al estímulo continuo y creciente para el empleo de este medio de transporte individual.

    Otra labor inconclusa por parte de las autoridades es referente al uso del espacio público por parte de aquellos irresponsables que lo utilizan para parquear sus vehículos reduciendo en grado sumo el área de circulación. Una vía de dos carriles queda de uno puesto que los muy egoístas dueños o conductores consideran que pueden abusar del bien común en su propio beneficio.

    La educación, la disciplina positiva y una política seria, continua y persistente para el empleo del tiempo libre de los jóvenes en especial, en actividades culturales, recreativas y deportivas redundarán en la disminución de muchos de los índices de violencia, drogadicción, la creación de combos y la instauración de fronteras imaginarias entre los diversos barrios o sectores de la ciudad que indudablemente son fuente permanente de hechos violentos y de intolerancia.

    Son unas pocas ideas que si se cristalizan muy seguramente traerán muy buenos resultados para la movilidad, la seguridad y el progreso de los habitantes de la ciudad.
    El gobernador con ¿?, ¿? La esperanza es muy poca. Creo que saldremos adelante aun en contra de él.

    Deja tu comentario

    Te puede interesar

    • Los derechos tienen límites

      Hoy hay un paro nacional convocado por una oposición recalcitrante, pendenciera, enfermiza, obstinada y sin argumento...

    • Dilema, memoria e historia

      A Bartolomé de las Casas le reprocharon, aunque fuera verdad, que publicara cosas muy terribles y despiadadas de los ...

    • ¡Gracias!

      Estuvimos, aproximadamente, cuatro meses distanciados de esta columna, toda vez que el vaivén político nos había im...


    Suscríbete a nuestros boletines

    Recibe todos los días las noticias más relevantes de Minuto30.com

    Instala nuestras Apps

    Todas las noticias de Minuto30 en tu bolsillo
  • Minuto30 para Android
  • Minuto30 Play para Android
  • Minuto30 Play para iOS
  • Síguenos en las redes

    Minuto30.com
  • Minuto30 S.A.S - Copyright © 2019 | Superintendencia de Industria y Comercio - Nit: 900604924-8 | Medellín - Antioquia, Colombia | info@minuto30.com