Lindsay Lohan ha sido condenada a 90 días de prisión. La jueza de Beverly Hills determinó el martes pasado que la actriz de Chicas Malas debía ir a la cárcel por no asistir a las clases de educación alcohólica que le impusieron en el año 2007 por conducir bajo los efectos del alcohol y las drogas.

Marsha Revel, la jueza del Tribunal de Los Angeles, ha sentenciado que Lindsay Lohan violó su libertad condicional al no presentarse a nueve clases de educación sobre alcohol. La magistrada ha ordenado que Lohan se entregue a las autoridades para empezar su sentencia el próximo 20 de julio.

Además, la polémica actriz después de los 90 días de prisión, deberá cumplir también un programa domiciliario de control de sustancias durante otro mes y medio más. Entre lágrimas, Lindsay pidió disculpas al tribunal y aseguró que ella no se ha tomado todo «esto como una broma».

«Esto es mi vida, esto es mi carrera. Es algo por lo que he trabajado toda mi vida», dijo. «Me lo estaba tomando en serio. Nunca esperé un trato especial. No me lo estoy tomando a broma», añadió.

La actriz, de 24 años, que ha estado llevando un brazalete anti-alcohol desde el mes de mayo admitió que ha estado haciendo todo lo que le han dicho que hiciera y lo ha hecho lo mejor que ha podido para compaginar trabajo con actuaciones.

Pero al parecer, Marsha Revel no se dejó convencer por los ruegos de Lindsay y antes de dictar sentencia le contestó: «No he podido ser más clara acerca de mis órdenes. No hay excusas que valgan».

COMPORTAMIENTO INADECUADO

Por lo visto, Lohan faltó a nueve clases durante un período de 27 semanas y, según una funcionaria de su programa de educación alcohólica, las excusas eran «interminables e irreverentes».

Entre los pretextos presentados por la actriz estaban varias pérdidas de vuelos, la promoción de una línea de ropa, quedarse atrapada en Carolina del Norte e incluso la muerte de su tío.

Todo esto deriva de un arresto por conducir bajo los efectos del alcohol y la cocaína hace tres años. Lohan pasó tan sólo 84 minutos en prisión como parte de su sentencia, después fue puesta en libertad condicional hasta hoy.

Pero no todo van a ser malas noticias. Steve Whitmore, portavoz de la policía de Los Angeles, ha declarado al periódico Times que las mujeres que son condenadas a prisión por actos no violentos, normalmente cumplen el 25% o menos de sus sentencias debido a la saturación de las cárceles.

«LA CÁRCEL ES LO MEJOR QUE LE PODÍA HABER PASADO»

Mientras tanto, el padre de Lindsay, Michael Lohan declaró en el programa de Larry King Live: «Estoy consternado pero al mismo tiempo un poquito satisfecho porque se va a rehabilitar. Pero lo último que quería para mi hija es que acabara en prisión».

«Cualquier tipo de condena es dura, sobre todo para una jovencita como Lindsay que no necesita la cárcel. Yo he estado ahí y sé perfectamente que la prisión no me ayudó en mis adicciones», añadió Michael visiblemente afectado.

Su abogada, Lisa Bloom también quiso pronunciarse: «No veo el beneficio de mandar a los adictos a la cárcel cuando no han hecho daño a nadie. Lindsay sólo ha estado haciéndose daño a sí misma».

Otra que ha querido dar su punto de vista ha sido una amiga cercana a la actriz de Chicas Malas. Ella ha hecho las siguientes declaraciones a Ok!: «La cárcel es definitivamente lo mejor que le podía pasar ahora mismo».

Y es que la amiga se queja de los múltiples programas de rehabilitación a los que ha asistido Lindsay porque los resultados sólo pueden ser una de estas tres cosas, «prisión, muerte o manicomio».

BEVERLY HILLS, 7 Jul. (EUROPA PRESS)

Author Signature
Redacción Minuto30

Lo que leas hoy en Minuto30... Mañana será noticia.

  • Compartir:
  • Comentarios

  • Anuncio

    Sudado de pescado.