Síguenos

Opinión

¿La Soledad del Presidente?. Recovecos de la Política Parroquial. Por Juan Carlos Hurtado Ochoa

Publicado

el

Juan Carlos Hurtado app

¿Cómo estará haciendo el presidente del Concejo de Medellín, Jaime Cuartas Ochoa, para ir al baño si en la mesa directiva nadie lo viene acompañando durante las sesiones y no puede dejar el puesto solo sin reemplazo temporal?

Juan Carlos Hurtado

Juan Carlos Hurtado

Esa pregunta aparentemente pendeja nos llevó a una conclusión noticiosa: los concejales Róber Bohórquez Álvarez (Cambio Radical) y Carlos Mario Mejía Múnera (Partido Liberal) estarían en franca rebeldía y por ello vienen dejando solo al presidente.

Lo que no sabemos con certeza es por qué habría problemas entre ellos si hasta hace unos meses reinaba la cordialidad.

Como no quieren hablar del tema, presumimos que todo comenzó con la situación presentada con el concejal José Nicolás Duque Ossa, quien aún permanece ocupando curul, pese a las presiones que ha hecho la U para que abandone la Corporación y asuma Lina García Gañán.

Otra sospecha que tenemos, se relaciona con el Plan de Ordenamiento Territorial, porque por un lado se dijo que el coordinador de ponentes sería Carlos Mario Mejía Múnera, y finalmente la escogida fue la concejala Aura Marleny Arcila Giraldo.

De los 9 ponentes del POT hay dos grupos: uno de 5, integrado por Carlos Mario Mejía Múnera, Jesús Aníbal Echeverry Jiménez, Jhon Jaime Moncada, Róber Bohórquez Álvarez y Roberto Cardona.

Y otro de 4, integrado por Aura Marleny Arcila Giraldo, Luis Bernardo Vélez Montoya, Jaime Cuartas Ochoa y Santiago Manuel Martínez Mendoza.

El concejal Bernardo Alejandro Guerra Hoyos no está entre los 9 ponentes, pero es el presidente de la Comisión Primera que debe dar conceptos determinantes del POT.

Cierto o no el análisis, algo raro viene pasando en la mesa directiva del Concejo, hasta el punto de que Cuartas Ochoa luce por momentos como un presidente solitario, y hasta curioso que tenga dificultades para ir al baño durante las sesiones porque sus colegas no colaboran y siguen rebeldes.

Recovecos Cortos

-Santiago Valencia, representante a la Cámara por UCD, comentó en redes sociales como gran logro, que llegó primero a la sesión plenaria del miércoles 20 de agosto. Lo raro no es llegar primero, lo raro es encontrar congresistas suficientes para el quórum. Y más cuando el día anterior “trabajaron demasiado” en la elección del Contralor Edgardo Maya Villazón. De todos modos nos gusta el entusiasmo del joven congresista, quien muy pronto se dará cuenta cómo es la cosa en el centro de la democracia. Aunque su padre Fabio ya debió darle algunos avances.

-El ex ministro de Estado, Armando Estrada Villa, coincidió con nosotros cuando manifestamos que los roces entre César Gaviria Trujillo y el presidente Santos, por cuenta de la elección del nuevo Contralor, nos trajeron a la memoria aquellos momentos cuando el mandatario decidió apartarse del ex presidente Uribe.

Aunque los episodios resultan muy distintos, queda en el ambiente que quien tiene la mermelada maneja el poder a su antojo. Llama la atención que Gaviria Trujillo estaba haciendo uso de buen retiro, y se fue a trabajar con Santos por petición de él mismo y ahora parece que en ciertos temas la distancia comienza a sentirse. Como puede tratarse de una situación sin relevancia, también puede ser el abrebocas de una gran disputa.

-Hace unos cuatro años el diputado Rodrigo Mesa Cadavid decidió emprender una fuerte pelea con el ex representante a la Cámara de Envigado, Víctor Raúl Yepes.

En esa pelea terminamos hasta involucrados nosotros, por cuenta de una entrevista que les hicimos a los líderes políticos. En esa ocasión Mesa Cadavid se despachó de una manera inusual. Insultó a Yépes y llorando le dijo que era el culpable de no contar con su apoyo para llegar nuevamente a la Asamblea.

Ese día, se abrió una puerta de enfrentamientos verbales y en redes sociales que involucró también al alcalde de Envigado Héctor Londoño, quien tuvo que acudir a la justicia a fin de ponerle fin a los cuestionamientos de todo tipo.

La puerta se cerró esta semana, cuando el diputado decidió acudir a retractación pública, solicitando disculpas por todo lo dicho contra el alcalde Londoño. Igualmente apretó la mano de Yépes y prometió acabar con la controversia que durante este tiempo estaba poniendo en entredicho todo lo que se estaba haciendo en la población.

Mesa Cadavid nos dijo: “Hay peleas que no valen la pena, me cansé y creo que tomé la mejor decisión al retractarme y hacer borrón y cuenta nueva”.

En momentos en los que se habla de paz, la reconciliación del corporado con los líderes políticos de Envigado cae bien.

-Hace algunos días el colega Octavio Gómez, manifestó que desde Bogotá hay discriminación con los periodistas antioqueños.

La molestia tuvo que ver con el hecho de que los organizadores de una asamblea de la ANDI en Medellín habrían impedido el ingreso de algunos periodistas del área económica.

Los buenos comunicadores no tenemos que esperar invitaciones de nadie. Si nos hacen un desaire, lo mejor es usar la investigación a fin de desnudar las realidades que nos ocultan.

Cuando un organismo o entidad, llámese pública o privada, le preocupa la presencia de los medios, es ésta la que debe revisar qué está haciendo bien o mal.

Qué tal sería que los periodistas dejáramos de trabajar por ese tipo de vetos, mejor dicho, apague y vámonos. Afortunadamente tenemos muchas herramientas informativas que nos permiten seguir haciendo la tarea. Octavio, no se estrese, siga trabajando. Además el periodismo no se va a acabar por cuenta de la ANDI.

-Cosas de la vida y de la política. El martes 19 de agosto los senadores Luis Fernando Duque García, Germán Hoyos Giraldo y Eugenio Prieto Soto, tuvieron que compartir en el recinto del Salón Elíptico durante la elección del Contralor.

Luis Fernando Duque García, y el fallecido senador, Luis Guillermo Vélez Trujillo, hicieron política juntos y con ellos Germán Hoyos Giraldo y Eugenio Prieto Soto.

Con el transcurrir del tiempo, y por diferencias, Duque, Hoyos y Prieto, tomaron caminos distintos. Hoy son líderes con altas votaciones y buenos equipos, pero las relaciones son algo frías, distantes, por eso debe ser complejo cuando hay momentos en los que deben compartir durante los debates.

-El concejal Róber Bohórquez Álvarez presentó un proyecto por medio del cual pretende que durante los alumbrados navideños haya mayor inclusión de vendedores de estratos bajos.

Consideró el corporado que es necesario darles prioridad a las mujeres cabeza de hogar, y otro sector de la población vulnerable que podría mejorar sus ingresos durante esa época del año.

El proyecto de acuerdo busca que no les cobren arriendo a los vendedores, y los sorteos generen garantías para todos los interesados.

-Teresita Múnera, madre del concejal Carlos Mario Mejía Múnera, reconoció que es oyente y lectora número 1 de Gran Ciudad y de los Recovecos de la Política Parroquial. Debe ser por eso que el corporado se mantiene datiado. Su mamá lo asesora.

La Crónica

El Día que Fueron por Castaño…

Justo cuando las Autodefensas de Córdoba y Urabá anunciaron una tregua en Navidad y Año Nuevo de 1998, unos 400 guerrilleros de los frentes 5 y 18 de las Farc profanaron los cuarteles de Carlos Castaño Gil, en el Nudo de Paramillo, jurisdicción de Tierralta, e intentaron dar muerte al máximo jefe de los paramilitares.

La incursión se produjo entre el 28 y 29 de diciembre. En esa ocasión el jefe de redacción del periódico EL MERIDIANO DE CÓRDOBA, Pedro Nel Valencia Alzate, me encomendó la labor de ir a la zona y verificar la muerte de Castaño.

Sentí un frío metálico en los huesos, porque ni las mismas autoridades habían sido capaces de ingresar a la zona y verificar los hechos.

Muy temprano el 29 de diciembre partí hacia el Nudo de Paramillo con algunos colegas. La única protección que teníamos era la de Dios. Sin embargo, no podía regresar al periódico sin fotos y testimonios de lo sucedido.

La camioneta Chévrolet Dmax blanca en la que íbamos, quedó a medio camino porque el acceso a la zona era complejo.

Una Comisión de la Cruz Roja Internacional nos manifestó cuando emprendimos el recorrido caminando, que no siguiéramos porque había minas quiebra pata en la zona. Pasé de un frío metálico en los huesos, a un miedo aterrador.

Pero necesitaba las fotos y testimonios para verificar la posible muerte de Castaño. Me embargó el sentimiento que todo reportero debe tener y es del de conseguir la información exponiendo muchas veces la vida.

Haciendo caso omiso a las recomendaciones de la Cruz Roja seguimos caminando. El primer escenario que vimos fue una familia que abandonaba la zona, porque a otros seres queridos los habían asesinado.

Más adelante, comprobamos que era cierto lo manifestado por aquella familia campesina: empezamos a ver miembros de las AUC y civiles muertos en los caminos maltrechos.

Pero esto no nos impidió seguir el ascenso hasta donde estaban los campamentos de Carlos Castaño. Era la meta, como la del escalador que desea llegar a la cúspide.

Entre los destrozos del campamento nos llamó la atención que había intactas antenas de Directv, que para la época eran toda una novedad, además por lo inhóspito de la zona.

Continuamos revisando el lugar a fin de hallar el cuerpo sin vida de Castaño, pero no había rastros. De regreso a Montería vimos más cadáveres.

Al día siguiente, 30 de diciembre, Pedro Nel Valencia Alzate, insistió nuevamente en que debía volver a la zona a fin de conseguir más datos. Otra vez sentí escalofrío y hasta pedí que enviaran a otro colega. El jefe de redacción rehusó. A lo mejor quería que me formara bien como periodista, toda vez que él ya había tenido experiencias cubriendo la Guerra de las Malvinas, la Toma del Palacio de Justicia, y todo lo relacionado con el terror del narcotráfico de los años 80.

A regañadientes tomé la cámara, la libreta, un morral y algunos víveres para emprender nuevamente el camino hacia el Nudo de Paramillo.

Ese día nunca lo olvidaré. Cuando llegamos a un caserío cercano a Tierralta (El Diamante) varios sujetos de las AUC nos pararon. Acto seguido descendió un helicóptero (suponemos que era de ellos) en una zona relativamente plana.

Uno de los paramilitares me dijo: “¿Usted es periodista?, saque la cámara para que vea cómo es la guerra en Colombia y cómo personas que nada tienen que ver son asesinadas brutalmente”.

Del helicóptero fueron bajadas extremidades de cuerpos de niños y mujeres mutiladas: brazos, cráneos, pies. El panorama era dantesco. No sé cómo hice para tomar tales fotografías, al tiempo que pensaba que podría ser secuestrado o muerto por ingresar a terrenos donde ni siquiera el Ejército había llegado. Fueron muchas las preguntas que me hice. Cuestioné el hecho de ser periodista, de la guerra, de los inocentes, del poder, de muchas cosas, que después de 16 años me resultan inexplicables aún, en medio de un nuevo intento de paz.

Caída la noche, y sentado en la redacción del periódico preparando el informe que saldría al día siguiente, las AUC emitieron un comunicado confirmando que Castaño estaba vivo.

No tuve que subir más al Nudo de Paramillo y dejé claro que no deseaba cubrir noticias de orden público, porque no estaba preparado para ver otras escenas de dolor. El tiempo ha transcurrido y las cosas no han cambiado. Hay otras formas de violencia, cambian los actores, pero el fenómeno es el mismo. ¡Qué lástima! @granciudad710

Síguenos en:
Google Noticias Canal Telegram Canal Telegram
Publicidad