San Juan, 27 dic (EFE).- El primer ministro de San Vicente y las Granadinas, Ralph Gonsalves, dijo este miércoles que se siente "bien optimista" de que continúe con "buen espíritu" el diálogo entre Venezuela y Guyana por la disputa fronteriza del Esequibo, pese a la llegada de un barco de guerra británico en apoyo al Gobierno guyanés.

Gonsalves, que ejerce de interlocutor entre los países suramericanos en esta controversia, afirmó que aunque Venezuela está "preocupada" por la presencia del buque, Guyana ha garantizado que no es una amenaza.

"Lo que espero es que ocurran menos sucesos que puedan llevar a una interpretación de provocación o amenaza", indicó Gonsalves, quien consideró que ambos países "tienen la madurez suficiente para continuar el diálogo y la búsqueda de la paz".

Fue el pasado día 24 cuando el Reino Unido anunció el envío de un buque de guerra a Guyana, antigua colonia británica, como "muestra de apoyo militar y diplomático" al país en su disputa con la vecina Venezuela por la gestión del Esequibo.

Gonsalves, en declaraciones a la emisora estatal NBC, afirmó que el HMS Trent "no es un extraño en la región", pues en el pasado ha ayudado en operativos antidrogas, tráfico de personas y en situaciones de búsqueda y rescate.

"Tengo entendido que el barco tiene una capacidad militar muy limitada", aseguró Gonsalves, en un intento por tranquilizar a Venezuela.

Según se informó, el HMS Trent llegó a Barbados el día de Navidad, para luego partir a Guyana, aunque se espera que no atraque en la capital, Georgetown.

Tras el anuncio del Reino Unido, el ministro venezolano de Defensa, Vladimir Padrino López, acusó al Gobierno en Londres de "provocación".

"Seguimos alertas ante estas provocaciones que ponen en riesgo la paz y estabilidad del Caribe y nuestra América", expresó Padrino, quien cree que este anuncio amenaza los acuerdos suscritos en San Vicente y las Granadinas el pasado 14 de diciembre entre Caracas y Georgetown.

Ese día, los mandatarios de Venezuela y Guyana, Nicolás Maduro e Irfaan Ali, respectivamente, pactaron no amenazarse mutuamente y "evitar incidentes" sobre el territorio disputado, de unos 160.000 kilómetros cuadrados, para rebajar la tensión que se había disparado en las semanas anteriores.

Venezuela también ha visto como una amenaza las misiones aéreas que recientemente realizó el Comando Sur de Estados Unidos junto a la Fuerza de Defensa de Guyana para reforzar la cooperación de seguridad entre esos dos países.

Por: EFE

Author Signature
Minuto30 Agencias

Lo que leas hoy en minuto30... Mañana será noticia.

  • Compartir:
  • Comentarios

  • Anuncio