in

Gobierno digital ¿utopía o realidad?

Por: Rivier Gómez

rivier gomez 1200 x 720

Hoy, son tendencia en la Administración pública un sinnúmero de conceptos relacionados con la transformación digital del Estado: Innovación pública, GovTech, Ciudades Inteligentes, Gobiernos 4.0, entre muchos otros. Pero ¿realmente podrá un gobierno hacer frente a estos conceptos?

La tendencia que orienta esta discusión surge a finales del siglo XX y principios del XXI con el enfoque New Public Managment, con el cual los gobiernos han buscado obtener una mayor legitimidad por parte de la ciudadanía aplicando prácticas del sector privado.

Entendiendo de esta manera, que la flexibilidad, creatividad, experimentación y deseo por la satisfacción de sus clientes, estaba generando mejores relaciones entre usuario – empresa que entre Estado – Ciudadanía, ante los tradicionales mecanismos de participación, muchas veces reducidos al cobro de impuestos y al voto, que llevaba a cabo el Sector Público. Es así, que expresiones tales como: servicios centrados en el usuario, customer service, mejora continua, uso y apropiación, entre otras, han estado cada vez más presentes en el día a día de las entidades públicas.

Fue solo en los últimos 10 años, con el auge de las Smart Cities y la necesidad de tener gobiernos inteligentes, que el Estado se preocupó realmente por ser un actor activo, especializado y competitivo en un ecosistema de Ciencia, Tecnología e Innovación. No obstante, este propósito ha encontrado enormes barreras para su consolidación, como por ejemplo, en Colombia, las normativas, procedimentales para blindar al Estado y a los servidores públicos de la corrupción, que hace que existan requisitos muy difíciles de cumplir. A partir de este panorama, y con el reto de superar esas barreras y estar a la par de su consolidado ecosistema de Innovación, se creó en Medellín la Secretaría de Innovación Digital y, desde su conformación en el 2020, la

Alcaldía de Medellín ha estado liderando a nivel Nacional el cumplimiento de la Política de Gobierno Digital por tres años consecutivos. De esta manera, se ha logrado interactuar mano a mano con empresarios, grupos de investigación e innovadores en general a partir de convocatorias exitosas de innovación abierta. Además, hemos generado capacidades en la organización para el desarrollo de sistemas de información, analítica de datos, automatización de procesos y regulación para las TIC.

Entonces se preguntarán ¿cómo esto beneficia a los ciudadanos?, pues solo por poner un ejemplo, con la automatización de procesos a través de robótica, la Secretaría de Innovación Digital ha logrado una interacción más eficiente entre la Alcaldía de Medellín y el ciudadano logrando un ahorro total mensual de más de 2.845 horas en los servicios optimizados en los últimos tres años.

Y, como el tiempo es dinero, esto se traduce en un ahorro mensual de aproximadamente 186 millones, que significa un ahorro en las finanzas del Estado, y por ende en el bolsillo de los medellinenses, de más de 2.200 millones anuales. Siendo estos, solo dos indicadores que demuestran que la Transformación Digital del Estado, aunque tenga barreras y nos desacomoden, siempre valdrán la pena y terminarán impactando (directa o indirectamente) la calidad de vida en los territorios.

Todavía hay mucho por avanzar, aún debería ser más sencillo innovar y llevar a cabo proyectos tecnológicos en el sector público, pero casos como los que día a día lideramos en la Secretaría de Innovación Digital, dan muestra de que transformar un Estado rígido y poco disruptivo, en una organización innovadora y eficiente gracias al uso de las TIC… es posible.

Secretario de Innovación Digital de Medellín

Aquí más Columnas de Opinión

Dale click a "Me gusta esta página"


Google Noticias