Síguenos

Opinión

Fin de año apocalíptico

Publicado

el

Santiago Sierra

Rusia y Estados Unidos están a punto de abolir la poca tranquilidad que hay en el planeta. El afán por mostrar al otro su poderío no descansa. Definitivamente la falta de consolidación de una potencia mundial ha generado la más terrible incertidumbre.

Santiago Sierra

Ha terminado el año 2014 y el pulso por el poder no se detiene entre rusos y americanos. Rusia acaba de aprobar su nueva doctrina militar en donde le responde al más reciente sistema militar estadounidense llamado “ataque global inmediato”, el cual es capaz de responder militarmente utilizando la más avezada tecnología con portadores hipersónicos; en una hora, a cualquier parte del mundo. Algo sencillamente escalofriante. Y los rusos bajo la jefatura de Putin han declarado internamente la potestad de reaccionar con armas nucleares ante una amenaza o ataque a su propio Estado o aliados.

La estrategia militar de Estados Unidos nos hace recordar que estamos aún sumergidos en una guerra mundial que no para desde 1914 (inició de la primera guerra mundial), ahora con más tecnología entienden que confrontar a Rusia en aire, tierra o agua es casi imposible, y sino que lo diga “Hitler”, quién perdió de esta manera con los rusos.

En la modernidad se consolidaron potencias como Rusia y Estados unidos, las cuales han jugado a un temible póker con Europa. La sombra de estas potencias ha generado tanto desasosiego en el entendimiento del poder político, militar y económico, que llevaron a los países; unas guerras ideológicas con destinos inconclusos pero que ha librados millones de muertes desde inicios del siglo veinte en todo el mundo, so pretexto de proteger un sistema ideológico-económico. Aunque a veces “olvidan” defender su sistema y terminan uniéndose a su principal opositor de régimen: Cuba (país opuesto al “capitalismo”)

Pero lo terrible de lo anterior es que han trasladado su guerra hace décadas a una región muy vulnerable como: El medio oriente. Las creencias religiosas hacen una combinación terrible para la paz en el planeta. Diferencias en altos índices entre religión y política tienen a ésta región del mundo en una ardiente guerra que amenaza con trascender al resto del planeta. Tanto así que la guerra entre Israel y el Estado Islámico es casi inevitable. De hecho los rebeldes de naturaleza Yihadista se encuentran en las fronteras israelíes.

Y si nos viniéramos para Latinoamérica el panorama no es el más alentador; en Brasil la empresa más importante para su crecimiento (Petrobras) en escándalos por corrupción, en Venezuela no se sabe que proclamaran con la unidad de Cuba y Estados Unidos, quizás “anti Imperialismo Cubano”, en Colombia “avanza” un proceso de “paz” hace décadas, en México murieron 43 estudiantes y el alcalde de la región donde murieron es procesado. ¡Qué Vergüenza!

En Uruguay sigue la hegemonía de hace 10 años en el poder de la mano del partido del “Pepe Mujica”, el mismo que sin importarle la juventud impulsó el uso recreativo de la marihuana, con el negligente pretexto de erradicar los altos índices de inseguridad en su país. En Nicaragua y Ecuador habrá reelección indefinida, al mejor estilo de la “democracia”.

En el mundo árabe la guerra frontal que se libra más vertiginosamente desde 1948 no cesa. En aquel año el Estado de Israel fue proclamado con el reconocimiento internacional que hicieron las naciones unidas, la cual en su resolución dividía a Palestina: Actúales Jordania e Israel. Y no una inexistente nación o país de Palestina como se quiere hacer creer hoy en día, dando el 77% del territorio a los árabes y el 23% para los judíos, y dejando Jerusalén como zona internacional. Los judíos aceptaron, pero los árabes no.

Solo paso un día de la vigencia de la resolución internacional emitida por las naciones unidas y evadiendo la legalidad de este tratado, los ejércitos regulares de Egipto, Jordania, Siria, Líbano e Irak lo invadieron, forzando a Israel a defender la soberanía que había reconquistado en su patria histórica y ancestral.

En Asia el Estado de Corea Del Norte sigue su régimen de terror con sus decisiones fascistas, de la mano de Kim Jong Un. Y en Afganistán la guerra alrededor de la doctrina Talibán parece no tener fin.

Así termina el año 2014.

Publicidad
Publicidad

Medellín