Empezamos a lo “Bolillo” y terminamos a lo Comesaña

Por: Mauricio Correa

Un equipo confundido, sin ideas, carente de profundidad, con jugadores desubicados en la cancha y con la poderosa hinchada en contra, fue lo que presentó el Deportivo Independiente Medellín en el primer tiempo en su enfrentamiento correspondiente a la fecha diez del fútbol profesional colombiano frente al ‘blanco blanco’ de Manizales.

Jugar contra la adversidad, como el mismo estratega rojo lo precisó en rueda de prensa, fue lo que evidenciaron los jugadores escarlatas que escuchaban los estribillos de la tribuna que les exigía amor propio por la ‘sagrada’ y entrega en la cancha ante el colero del campeonato del fútbol profesional colombiano.

La desazón del hincha se presentó más con la salida tempranera de Leyton Jiménez, el otrora jugador central reconocido por su alto nivel en las primeras temporadas en equipos como Jaguares, Tiburones y hasta con los Xolos entre otros del fútbol mexicano, pero con antecedentes de una lesión y bajo nivel futbolístico al “Equipo del Pueblo”.

No aprende esta nefasta dirigencia de este tipo de situaciones, contratan jugadores que no solo no están en su nivel, sino que llegan al “Rey de corazones” con tan baja producción futbolística que poco o nada le aportan al equipo. Son faltos de profesionalismo, deshonestos y llenos de ego que por nombre buscan cerrar sus carreras sin importar perjudicar una institución como la nuestra.

Lea también
“…y lo que fuere menester, sea”

Caso contrario sucedió con el ‘cha cha cha’ Martínez quien en un acto de profesionalismo, honestidad y respeto por el ‘Decano’, manifestó aún con la petición de la nefasta dirigencia, que no estaba en condiciones de jugar por su lesión.

El trabajo del camerino de don Julio fue fundamental, olvidar el pasado donde sus jugadores estaban amarrados a un juego táctico que no funcionó, un sistema que los mantenía confundidos y por lo tal era obligación del nuevo estratega corregir. Luchar contra la adversidad de un resultado y de su poderosa hinchada, fue fundamental para que al timonel escarlata le funcionara su estrategia en el segundo tiempo, gracias a ello su pudo remontar un marcador y vencer a su rival por tres goles a uno.

Mientras don Julio recomponía en el camerino a su equipo en el entretiempo, gritos e improperios se escucharon en zonas comunes de la tribuna occidental. La nefasta dirigencia presente en este lugar fue objetivo principal de una hinchada que aun con buenos resultados de su equipo, no quiere más al “Embeleco de don Raúl, a su sobrino presidente, a una junta fantasma que es más de papel que lo que aporta y a una dirigencia que están acabando con el equipo más tradicional de nuestra ciudad.

Lea también
Ahora el caos es electoral

Quizás muchos tendrán su percepción del juego frente al Once Caldas, la mía es que empezamos a lo “Bolillo” y terminamos a lo Comesaña y esto encierra un análisis que cada cual podrá sacar sus propias conclusiones. Ojalá para el bien del equipo continuemos con el encuentro en el Centenario frente a los ‘Cuyabros’, iniciar este partido con la de don Julio y terminar con la de él porque precisamente esto es lo que necesita en estos momentos el Deportivo Independiente Medellín.

Síguenos en:
Google Noticias Canal Telegram Canal Telegram