Síguenos

Opinión

El camino para reformar la justicia

Publicado

el

Daniel Jim%C3%A9nez Derecha Sostenible

Esta semana se dictó medida de aseguramiento en contra del Presidente Álvaro Uribe, medida que la gran mayoría del país considero como injusta y revivió el debate sobre la necesaria reforma a la justicia.

Reforma necesaria, no solo por los evidentes fallos políticos, sino porque además la justicia en Colombia se ha convertido en una costosa burocracia ineficiente.

Los datos lo comprueban, según la Fiscalía General de la Nación y la Organización Transparencia por Colombia solo 6 de cada 100 delitos cometidos en Colombia se castigan y según ONU Colombia, solo el 13 % de los feminicidios llegan a condena.

Una situación que pone en evidencia la ineficiencia de la rama judicial, en contraste con su altísimo presupuesto, solo en gastos de personal para el mes de enero de este año, se destinaron más de 3 billones de pesos para su funcionamiento.

Esta situación se hace insostenible con el paso del tiempo, al punto que la respuesta a un país sin justicia, ha sido la tendencia a que los ciudadanos se tomen la justicia por mano propia, incluso el Alcalde de Villa Rica, Roller Escobar, ha propuesto que los ciudadanos den de baja a los ladrones cuando los encuentren en flagrancia, una situación indeseable, pero el reflejo de un país sin justicia.

De esta manera la reforma a la justicia no solo es necesaria, sino urgente y el primer paso para lograrla es remplazar a la actual Ministra Margarita Cabello, la cual considero que no es la persona idónea para una reforma de fondo, ya que la reforma que ella promueve, es de cambios cosméticos que poco o nada cambiarán la situación actual de la justicia.

Además una de las razones por la que fue elegida como Ministra, fue por su supuesta influencia en la Corte, en la cual se desempeñó como Magistrada de la Sala Civil durante 8 años. Su llegada a esta, entre otras cosas se dio por el combo costeño involucrado en el cartel de la toga Francisco Ricaurte y Jose Leonidas Bustos y ella a su vez ayudó a elegir al Magistrado Gustavo Malo, también costeño involucrado en el del cartel de la toga. Posteriormente ayudaría a elegir a los Magistrados de la sala de instrucción penal, quienes dictaron la medida de aseguramiento contra el Presidente Uribe.

La pregunta que muchos nos hacemos es si ¿la Ministra ha sido cómplice de estos fallos politizados?, pero más allá de eso, lo único claro es que no es la persona idónea para hacer las reformas de fondo que requiere la justicia en este país.

Por el contrario el primer paso para una verdadera reforma a la justicia es remplazarla y el camino sin duda alguna, es avanzar hacia una Constituyente que permita realizar cambios de fondo. De nada sirven penas ejemplares con un sistema de justicia paquidermico y costoso.

De esta manera me sumo a las millones de voces que piden ¡Constituyente Ya!

Publicidad
Publicidad

Medellín