Don Julio en Medellín

Por: Mauricio Correa

La llegada del colombo uruguayo Julio Avelino Comesaña López como director técnico del Deportivo Independiente Medellín ha tranquilizado a cierto sector de la poderosa hinchada tras la salida de Hernán Darío “El Bolillo” Gómez, pero ha puesto entre los que me incluyo, el entender que es un nombramiento que será más de lo mismo.

No por las condiciones y experiencia como técnico que pueda tener don Julio porque de sobra las tiene, sino precisamente porque le tocará trabajar bajo la directriz de una nefasta dirigencia y más por el “Embeleco de don Raúl” y su sobrino presidente y eso ya es mucho que decir.

Llega don Julio sin condicionamiento alguno en la clasificación al octogonal final del fútbol profesional colombiano y es más que lógico por el momento futbolístico que está atravesando el ‘Decano’ en el campeonato, lograrlo dará un parte de tranquilidad a la poderosa hinchada y generará una nueva expectativa por lo que se pueda lograr con el septuagenario entrenador en nuestro equipo.
Mientras siga esa nefasta dirigencia, un inexperto presidente y el innombrable dueño del equipo, el “Rey de corazones” seguirá sin rumbo alguno dando tumbos y esperando que un milagro se dé a través de un técnico de nombre como el que acaba de llegar.

Lea también
¡Ojo con Nicaragua!

A eso le apuesta esta nefasta dirigencia, sin planeación alguna, sin un proyecto claro y menos sin las inversiones necesarias que requiere un equipo, buscan la lotería de un título. Escudriñan a través de la mentira, el embaucamiento y el aprovechamiento a su hinchada, beneficiar aquel que ya superó a Ciro y a Castillo y eso es mucho que decir.

Respeto como siempre a mi poderosa hinchada, estar a su lado es lo mínimo que podría hacer desde esta tribuna de Minuto30, lo que no comparto es su pasividad frente a lo que le hacen a nuestro equipo. No se trata de celebrar la llegada de don Julio, es mirar el fondo de la situación y entender como lo dijo el mismo “Bolillo” que las cosas quizás no estén en una dirección técnica, sino en una nefasta dirigencia y en el “Embeleco de don Raúl” que poco a poco está acabando con el Deportivo Independiente Medellín.

Lea también
La inseguridad

El próximo encuentro del “Equipo del Pueblo” será en el caluroso Jaraguay, un triunfo frente a los Jaguares nos pondrá ad portas del selecto grupo de los ocho, una derrota o un empate es quizás decirle nuevamente adiós a un campeonato o a esperar a que don Julio con su experiencia y conocimiento nos haga el milagro de clasificarnos.

Mientras tanto bienvenido don Julio a Medellín, mire haber que puede hacer con un equipo que está secuestrado por un mayor accionista, el mismo que no lo quiere soltar aun con la exigencia de una hinchada que exige y merece respeto.

Síguenos en:
Google Noticias Canal Telegram Canal Telegram