in

Despidos, clientelismo y burocracia

Por: Ariel Peña

Ariel Pena 1200x720 2

Con las reformas que impulsa el gobierno de Gustavo Petro, se van a perjudicar miles de trabajadores que quedaran desempleados, a lo que se tiene que agregar el anuncio de despidos de más de 170 funcionarios en la Cancillería, 160 en el Ministerio de Salud, 80 en el Instituto Caro y Cuervo, pero además expertos y técnicos de los Ministerios de Minas y Energía con el de Cultura y adicionado el Sena, están estremeciéndose por la barrida que busca hacer el gobierno en esas entidades.

También se pretende apartar a 40 mil maestros con la formula de retiro voluntario; y con la reforma a la salud, se podrían quedar sin empleo 40 mil trabajadores directos de las EPS si se cierran esas entidades, a lo que se sumarían 80 mil trabajadores indirectos; a semejante masacre laboral hay que agregarle los funcionarios de la Procuraduría y demás instituciones que se pretenden reestructurar, sin omitir que miles de trabajadores del sector minero-energético pueden quedar cesantes si se lleva a cabo la política del decrecimiento, anunciada por la ministra de Minas y Energía; así que el Sindicalismo Democrático tiene como tarea fundamental la defensa del derecho al trabajo con la movilización, ante la claudicación clientelista y burocrática de algunos dirigentes de las centrales sindicales.

Es absurdo que el gobierno de Gustavo Petro, hable de la lucha en contra del hambre y la pobreza cuando está en ciernes miles de despidos en las entidades públicas. Subrayando que correligionarios connotados en la historia de los partidos marxistas que en Colombia hacen parte del Pacto Histórico, a nivel mundial impulsaron los flagelos de la pobreza y el hambre, como forma de dominación de los pueblos, porque no hay que olvidar que Pol Pot, Stalin, Lenin, Mao Zedong, Fidel Castro y ahora Nicolás Maduro en Venezuela, han usado y usan el hambre y la pobreza para someter a los ciudadanos, con lo que se cumple la premonición del libertario Mijaíl Bakunin, cuando desenmascaró al totalitario Karl Marx en el siglo XlX, planteando que para que se consolidará la dictadura comunista era necesario la miseria absoluta de las masas.

El presidente Petro al mencionar el hambre y la pobreza que existen en el país, se le olvida que uno de los factores que ha incidido profundamente en esa situación, es el conflicto armado propiciado por el comunismo con sus guerrillas para la toma del poder desde hace más de 60 años; advirtiendo que ese conflicto nos ha costado cerca de 400 mil millones de dólares, dinero que en buena parte hubiera servido para fortalecer la educación, la salud, la agricultura y sobretodo el desarrollo integral de la producción nacional, que generaría empleo, y cuando hay empleo se erradica el hambre, que es contrario al populismo marxista , que busca envilecer a las masas.

Lea también  Las Ciclorutas: Símbolos de Modernidad

El aumento del hambre en el mundo en los últimos 3 años es por la actual guerra en Ucrania, y también es culpa del Partido Comunista de China, que permitió la expansión por la tierra del Covid-19, lo cual ocasionó un incremento en 120 millones de personas hambrientas en comparación con años anteriores a la pandemia, según datos de las agencias de la ONU (FAO,-FIDA-UNICEF-PMA-OMS) siendo la demostración palmaria de que al comunismo poco le interesa los sufrimientos de los seres humanos y, de ahí que en Colombia el discurso demagógico de la denominada izquierda sobre el hambre y la pobreza es un simple ardid para descrestar a un electorado mal informado.

Dentro de la perorata comunista, de la misma manera que se usa la sensiblería con el hambre y la pobreza, se ocultan los otros métodos con los que se pretende subyugar al pueblo colombiano en el actual régimen, en donde a la denominada Primera Línea que participó durante el paro del 2021 mediante actos de sabotaje y terrorismo atacando a la población, no solo se le dará el carácter a sus miembros de Gestores de Paz, sino que podrían ser parte de una especie de Colectivos en Defensa de la Revolución como lo hace el chavismo en Venezuela o los Comités de Defensa de la Revolución en Cuba, que son iguales a los Guardias Rojos en China que fueron movilizados por Mao Zedong entre 1966 y 1967, durante la Revolución Cultural, en contra de las personas que no fueran afectas a la dictadura comunista.

Lea también  Un Distrito de oportunidades

Con ese misma estrategia las guerrillas comunistas de las Farc y el Eln con otras bandas armadas dentro de la “Paz Total”, se convertirán en un pedazo del “Poder Popular”, para respaldar las arbitrariedades que tome el ejecutivo, puesto que dentro de la combinación de todas las formas de lucha que ha propiciado desde hace décadas el comunismo en Colombia, las armas deben de servir para defender un triunfo electoral y al gobierno comunista que se instale, lo cual significa que de pronto, no habrá dejación de armas por los grupos terroristas narco-marxistas, sino que entrarán a cumplir otra función dentro de la “revolución colombiana”, como “poder popular”, que tendrá la función de perseguir y humillar mediante la fuerza bruta al pueblo, para ir consolidando la esclavitud política, que es en ultimas el fin del marxismo, en busca de afianzar el despotismo.

El hambre, la pobreza, los colectivos y el poder popular, serán armas que se usarán a futuro, para tonificar el régimen, en donde con la miseria se buscará doblegar a la ciudadanía para que no tenga posibilidades de rebelarse; mediante los colectivos se harán expropiaciones de hecho, además de arremeter en contra de la prensa libre que no esté con el gobierno, y desde luego atacar a personas u organizaciones que no le rindan culto a la tiranía.

En lo que respecta al “poder popular”, que representarán las guerrillas de las Farc y el Eln, muchas partes de Colombia tendrán el tratamiento de tierra arrasada, pues esas fuerzas terroristas harán lo que les dé la gana con la complacencia del régimen, como ya se está viendo, dado que sin ningún control a los campesinos, especialmente, les tocará convertirse en refugiados o someterse al narcotráfico totalmente.

Lo anterior demuestra que la dirigencia política democrática colombiana, durante décadas no le dio la lucha ideológica al comunismo como correspondía y por eso estamos como estamos, esperando que mediante la lucha social se pueda evitar el agravamiento de las aflicciones de la población, comenzando por parar la masacre laboral que esta anunciada.

Aquí más Columnas de Opinión

Dale click a "Me gusta esta página"


Google Noticias