in

La Cumbre de las Américas y el resentimiento

Por: Ariel Peña

Ariel Pena 1200x720 2

La exclusión de las dictaduras de Cuba, Venezuela y Nicaragua de la Novena Cumbre de las Américas, realizada del 6 de junio al viernes 10 de junio en Los Ángeles (California), volvió a sacar el resentimiento anti- norteamericano tan cacareado históricamente por el izquierdismo marxista y sus idiotas útiles, buscando exculpar nuestro atraso económico, social e ideológico; de tal suerte que la no convocatoria por parte de la administración de Joe Biden a las camarillas comunistas antes mencionadas, se circunscribe dentro de la violación que han hecho esos regímenes de la Carta Democrática Interamericana firmada en el 2001 en Quebec por los países del hemisferio, en donde se establece que cualquier alteración o ruptura del orden democrático en un Estado es un obstáculo en el proceso de la Cumbre de las Américas.

Ante la no participación del presidente de México en la Cumbre, en solidaridad con las tiranías de Cuba, Venezuela y Nicaragua, bien vale la pena preguntar ¿Qué entenderá AMLO por la democracia? Porque en el mundo apenas existen dos sistemas que son la democracia que es imperfecta y las dictaduras que son la razón de ser, principalmente del despotismo comunista, porque la otra salida seria la disolución del Estado, pero la humanidad está demasiado lejos de eso; así que el mandatario mexicano al hacer causa común con los tiranos de la región se le nota la animosidad contra Washington, cosa que no le ha servido para nada provechoso a Latinoamérica.

También el presidente de Argentina, Alberto Fernández, que estuvo en la Cumbre, en su discurso habló del bloqueo a Cuba, cuando el termino que se usa en la ONU es embargo, debido a que un bloqueo se presenta en el momento en que una nación no tiene la oportunidad de comerciar con los casi 200 países que hay en el mundo, pero Cuba lo puede hacer exceptuando a EE.UU, de tal suerte que el llamado bloqueo a Cuba es una excusa para no reconocer el fracaso de la “revolución y el socialismo” en la isla, a lo que se debe agregar que gracias a los millones de dólares de remesas que llegan de USA a Cuba es que ese país todavía sobrevive, entonces ¿cuál bloqueo?.

Lea también
Jugar a no perder la clasificación

No sería extraño que para exaltar más el resentimiento anti- norteamericano en un gobierno comunista en Colombia de Gustavo Petro, el país haga parte del Alba(Alianza Bolivariana de los Pueblos de Nuestra América) aparato creado por Hugo Chávez y Fidel Castro, para enfrentar al imperio, económicamente, pero que se ha convertido en un fiasco en los pueblos de Cuba, Nicaragua y Venezuela, por el hambre y la miseria que los aflige; de tal manera que el pretexto de culpar al “imperialismo yanqui” que le hace la mamerteria Latinoamericana por la difícil situación de la región, desconoce que EE.UU tiene intereses económicos más importantes en otras latitudes.

USA pone sus ojos únicamente en Latinoamérica, por cuestiones prácticas, al considerar, por ejemplo, desde que gobernó la administración de Barack Obama (2009-2017) que Venezuela es un peligro para su seguridad por sus cercanías con Rusia y China, a lo que se agrega la amistad del régimen de Caracas con grupos terroristas como Hezbolá y la teocracia de Irán, pero además es preocupante el millonario flujo migratorio o de refugiados que podrían entrar de Venezuela a EEUU.

América Latina y el Caribe con cerca de 34 naciones en el mundo apenas representa el 8% del producto interno bruto, y si excluimos a Brasil y México a los países restantes solo les quedaría el 5%, pero con el difunto Hugo Chávez, el genocida fallecido de Fidel Castro, el maniático de Nicolás Maduro, acompañados por Evo Morales y Daniel Ortega en verborrea, falsedades, demagogia y otras bazofias, la región tendría el campeonato mundial.

Mientras que eso ocurre con la economía latinoamericana, los Estados Unidos representan el 27.3% del PIB mundial, China llega al 17.1%, Japón 6% y Alemania el 5%, por eso es un contrasentido que la camarilla chavista venezolana hable de “guerra económica” cuando han vivido del “ imperio del norte” que le compró por más de 20 años de chavismo una cantidad importante de barriles de petróleo diarios, que representaban el 95% de las exportaciones del país vecino en el último tiempo, y eso le sirvió para expandir la revolución bolivariana, y mantener a un poco de países zánganos del Caribe regalándoles petróleo, encabezados por Cuba.

Lea también
La estructura de un cambio real

Para el “imperio”, Latinoamérica dejo de ser vital desde la década de los 70 del siglo pasado, cuando les fracaso a las grandes transnacionales el llamado “plan básico”, que buscaba crear en nuestros países magnas factorías, pero por la situación socio-política de la región eso no se pudo realizar, y por ello prefirieron a la China con los resultados que hoy conocemos. De ahí que para E.E.U.U sus prioridades están en los países de Asia, Medio oriente y Europa, debido a que Latinoamérica poco ha contado hasta ahora.

Según los apologistas marxistas leninistas, USA busca quedarse con los recursos naturales de América Latina, dándole con eso más importancia de la que tiene a la región. Resaltando que si se cumple con una reducción importante en los próximos años de los gases de efecto invernadero por parte de las naciones industrializadas según el Pacto de Paris y además se supera la invasión de Rusia a Ucrania, se mermaría significativamente la utilización de combustibles fósiles y de gran parte de los metales que tiene Latinoamérica, por ello no habría mucho interés en los mentados recursos naturales que por acá existen.

Los parásitos del Socialismo del Siglo XXI que gobiernan a Venezuela, elucubran sobre la conjura de la derecha nacional e internacional en contra del “proceso revolucionario”, con un cerco mediático incluido; semejantes aberraciones propias de mentes calenturientas, son el producto de alucinaciones enfermizas, porque en el continente hasta hace poco es que constituyen organizaciones internacionales en contra de las dictadura comunistas.

El tal “imperialismo” que tanto utiliza de excusa el régimen venezolano para ocultar sus miserias, que son el resultado del fracaso del sistema socialista, ha sido displicente con Latinoamérica, porque poco se preocupó en más de 43 años con lo que sucedía al sur de río Bravo, de la misma manera el susto que le produce la denominada derecha al chavismo hace parte de su paranoia, pues hemos explicado ampliamente las verdaderas connotaciones de ese término. A pesar de que es patético el fracaso del socialismo del siglo XXl en el ámbito Latinoamericano, la terquedad marxista es proverbial y por eso usan todas las tramoyas y disfraces para engañar a los incautos.

Dale click a "Me gusta esta página"


Google Noticias