Cazatalentos de Modelaje reclutan jovencitas en Clínicas de anorexia

En la última década hemos sido testigos de cómo los estereotipos de la moda han construido una imagen totalmente diferente a la vida real. Gracias a los medios y la publicidad, tenemos el concepto de que un cuerpo perfecto y bonito es aquel que luce extremadamente delgado, lo cual ha originado en millones de chicos y chicas del mundo padecer algún trastorno alimenticio.

Estos 'reclutadores' se paran a las afueras del centro y esperar a que las chicas salgan de consulta.
Estos ‘reclutadores’ se paran a las afueras del centro y esperar a que las chicas salgan de consulta. Imagen AP

La anorexia y la bulimia se han convertido en dos de los problemas más fuertes del sector salud a nivel internacional, pues la tasa de muerte en todo el planeta a causa de alguna de estas enfermedades representa el ocho por ciento del total de decesos ocurridos en todo el año.

Pese a que varias asociaciones luchan día a día por la erradicación de dichos estereotipos de belleza, parece que este problema no tiene fin y más aún cuando no enteramos que diversas agencias de modelos ¡reclutan a jovencitas que están en tratamiento!

Este problema fue denunciado por el Centro de Desórdenes Alimenticios de Estocolmo, en donde algunos de sus directores decidieron no seguir ocultando este grave problema que es alimentado precisamente, por los involucrados de forma directa en el negocio de la moda.

Según los encargados de vigilar este centro de rehabilitación, varios cazatalentos del mundo del modelaje se acercan a las jóvenes que padecen delgadez extrema; la mayoría de las jovencitas en las que ponen los ojos son adolescentes cuyo índice de masa corporal es menor a 14 y peor aún, muchas de ellas están en silla de ruedas, pues no tienen la suficiente fuerza para mantenerse de pie.

“Es terrible. Parte de la anorexia es que tienes una imagen distorsionada de tu cuerpo y de pronto, recibes halagos y una oferta de trabajo. No facilita en absoluto el tratamiento de la enfermedad”, comentó Christina Lillman-Ring, quien coordina esta clínica.

El modus operandi de estos reclutadores es pararse a las afueras del centro y esperar a que las chicas salgan de consulta. Ya en la calle, las abordan y les proponen integrarse a una agencia de modelos, actividad que las autoridades no pueden controlar, ya que ellos se defienden argumentando que nunca le han pedido a una joven el que deje de comer para firmar con ellos.


Con información de elgrafico.mx

Comentarios