La Paz, 20 dic (EFE).- Bolivia anunció este miércoles que tomará medidas para proteger su "seguridad alimentaria" y la producción de alimentos ante las decisiones económicas que tomó el nuevo presidente de Argentina, Javier Milei.

"El Gobierno nacional está preocupado por los impactos que va a tener sobre la pobreza y el desempleo y (cómo) eso puede afectar a la economía nacional, por lo que ocurre en la Argentina", dijo en una rueda de prensa el ministro de Economía, Marcelo Montenegro.

El ministro señaló que el Gobierno de Luis Arce "está evaluando los impactos de las medidas" económicas que se están aplicando en Argentina y que "oportunamente" se anunciarán las acciones que se tomarán desde el Ejecutivo, en La Paz.

Montenegro consideró que "es de importancia precautelar, primero, la producción nacional", misma que "tiene que estar garantizada" para el mercado interno.

Precisó que el riesgo está en que "si los precios (de los alimentos) suben en Argentina va a haber una tendencia a que los productos nuestros se vayan hacia allí" y que esto podría darse principalmente con los granos y otros elementos".

La semana pasada, el Gobierno de argentino anunció su plan de "shock" para lograr el equilibrio fiscal en 2024 con recortes en el gasto público, reducción de subsidios estatales a los servicios públicos y la reducción de las obras estatales de infraestructura, entre otras medidas.

Alza de precios

En algunas ciudades bolivianas como El Alto, vecina de La Paz, varios comerciantes reportaron el incremento de la harina de trigo, que se importa desde Argentina, necesaria para la elaboración del pan común y que es subvencionada por el Estado.

Al respecto, Montenegro dijo que el Gobierno ya tomó algunas "medidas preventivas", como el aprovisionamiento de trigo y de harina de trigo, para evitar que se generen "fenómenos especulativos".

Montenegro también brindó un informe sobre la situación de los precios de algunos productos esenciales de la canasta familiar como la carne de pollo, cebolla, tomate y papa que tuvieron "fluctuaciones" durante el año y que se debieron a razones climáticas y los conflictos sociales en Perú.

En el reporte señaló que en esas variaciones han tenido un efecto "las tasas de inflación" y los "costos de vida elevados de los países circundantes", en los que los precios son más altos que en Bolivia.

Montenegro citó el caso del contraste en el precio de la cebolla, cuyo kilo cuesta en Bolivia 5,5 bolivianos (0,8 dólares) y en Perú se ofrece a "tres veces más".

El ministro reiteró que Bolivia tiene una inflación acumulada a noviembre de 1,5 %, una de las más bajas de Suramérica, y que es un "logro importante de la política económica" del Gobierno.

Por: EFE

Author Signature
Minuto30 Agencias

Lo que leas hoy en minuto30... Mañana será noticia.

  • Compartir:
  • Comentarios

  • Anuncio