'A través de sus Ojos'

Apoya nuestra ORCATÓN

Por Marcela Díaz Duque

En el momento que escribo estas líneas, surge la remembranza de dos hermosos seres que cambiaron sus vidas gracias a la oportunidad que le brindaron muchas personas que estuvieron a su alrededor aportando, difundiendo, apoyando, prestando sus casas para servir de hogares de paso y que permitieron que la Fundación ORCA, liderara las acciones que beneficiaran a estos peluditos y lo continúe haciendo en este momento para muchos otros más.

Jamás se alejará de mis recuerdos, Janis (Dulce): un cruce entre Maltés y Poodle que llegó a nuestras manos hace cerca ya de 9 años. Recuerdo ese día, recibimos una llamada de un efectivo de la Policía, que había acabado de ver cómo uno de los vagones del Metro arreciaba con su rapidez, a escasos metros de dicha perrita, la cual se encontraba justo entre los rieles tras haber sido arrojada desde el interior de la estación, a la carrilera.

Para su fortuna y de forma milagrosa, solo sufrió la avulsión de parte de su piel y músculo, y aunque el escenario era trágico y cruento, salió muy bien librada, pues su desenlace pudo haber sido peor.

Entre nuestros recuerdos más palpables, está verla postrada en una camilla con un bozal para poder ser manipulada, mientras de sus ojos tristes y angustiados, brotaba una lágrima que quedó plasmada en una de las fotos que aún conservamos de ella.

Janis, sufrió mucho. Debió someterse a múltiples cirugías, curaciones, días de hospitalización los cuales generaron cuantiosas facturaciones. Exceptuando ese primer día, jamás la vimos triste y siempre, sin importar el peso de su adolorido cuerpo, tenia un alegre batir de cola para nosotros y quienes la atendían. La mágica nobleza animal.

Janis, logró recuperarse y tras algunos ires y venires, encontró su hogar soñado, donde pudo ser ella y ser feliz. Dulce, falleció el día de ayer, dejando para todos nosotros muchos recuerdos, pero la satisfacción de saber que  a pesar del mal que intentaron infringirle, lo que lograron fue darle una nueva vida, donde todos lograron a su alrededor, ser felices. Reitero la inmensa gratitud para quienes fueron su familia.

Justo esta semana también, partió:  AMBAR, una suertuda perrita nacida en un lecho donde muchos abandonados, lograron refugiarse, y donde la persona que los acogía les profesaba mucho amor; Sin embargo, y aún sin faltarle lo básico, no dejaba de inquietarnos que no era el lugar donde quisiéramos todos los peluditos pudieran coexistir, ellos merecían mucho más, y ser únicos y especiales para alguien.

Con Ámbar, aprendimos el amor a primera vista no es un mito, que hay seres que llegan a este mundo, destinados a reencontrarse y que ese amor, es capaz de ver, la perfección más allá de lo mundano. Ámbar tenía una cicatriz muy peculiar en su rostro, generada por una pedrada que recibió siendo aún cachorra y era lánguida a causa de su nutrición. María Isabel, una compañera de nuestra fundación, al conocerla quedó prendada de ella, pasaba horas enteras en el lugar que la acogía abrazando y consintiendo a Ámbar;  cada que llegaba la hora de partir un pedazo del corazón de María se quedaba en ese lugar. Un día, recibí una llamada en la cual me pedía casi a ruegos que le permitiera partir con Ámbar, jamás pensé que. la dueña del lugar lo permitiera, con escepticismo le dije: inténtalo.

Ámbar, llegó a Medellín un domingo en compañía de su nueva mejor amiga a un hogar maravilloso donde me enteré esta semana, pensaban que iba a permanecer solo unos días como hogar de paso. Esto me generó simpatía, que errados estaban; Allí, en ese hogar de paso vivió feliz durante los últimos años, siendo la compañera de María y de sus padres. Murió acunada por unos brazos amorosos y no siendo una más entre los rescatados. Ella es otra, que dejó una huella imborrable en nuestro corazón.

La familia multiespecie, esa bella construcción que hemos ido ayudando a cimentar día a día gracias a la nobleza del corazón de muchas personas que creen en nuestra labor y en la de otras tantas organizaciones. Han sido tantos los peluditos beneficiados del apadrinamiento, de los hogares de paso, de las donaciones, de las actividades de apoyo; se me vuelven incontables en este momento.

La Fundación, jamás ha escatimado en gastos para lograr llevar a los hogares un peludito en las mejores condiciones de salud posibles. Sin importar los retos y los momentos de crisis, para nosotros siempre ha primado la lucha por la dignidad de nuestros animales. Perros y gatos que siempre dejan una huella en el corazón.

Desde hace ocho años, nuestra Fundación en aras de menguar un poco las deudas que se generan por estas atenciones, ha venido realizando una actividad que se llama: ORCATON, esta se lleva a cabo durante todo el mes de Junio y buscamos a través de la misma recaudar recursos suficientes para poder bajar en algo nuestra deuda y poder continuar construyendo historias.

Este año la meta es de $12.000.000 de la cual, solo contamos al día de hoy, 14 de junio, con el 27% recaudado, falta mucho para poder alcanzarla.

Los invitamos a conocer los casos que la fundación tiene a su cargo, visitar nuestros animales, por qué no: enamorarse; apoyar, ser voluntario, ser hogar de paso, apadrinar un peludito y en este momento del mes, ayudar a cumplir la meta. Si somos muchos, un aporte pequeño entre todos permite sumar y lograr brindar más oportunidades para muchos animales.

Esta semana llegó Luther a nuestra fundación. Un gatito que fue despellajado vio en la ciudad de Cartagena, allí una persona de buen corazón se apiadó de él y le brindó sus atenciones iniciales. Luther es positivo a sida y leucemia. Ahora, él se encuentra con nosotros, recibiendo sus curaciones, valorando la posibilidad de realizar injertos y esperando al recuperarse encontrar un buen hogar.

Así mismo tenemos a Marty, un perrito (Cachorro) que nació con una malformación de su prepucio quien está en espera de crecer un poco para tomar las decisiones pertinentes;  a Canela, que se encontraba con nueve chachorros y un alto grado de desnutrición a merced de las calles, a Vladimir, que es ciego y tiene problemas renales, a Emmet, un gatito positivo con cáncer en sus fosas nasales y  muchos otros animalitos que esperan una oportunidad.

Están cordialmente invitados a visitarnos en PETSERVICE, una Clínica veterinaria con la cual tenemos convenio y que es donde realizamos cada ocho días nuestras jornadas informativas de adopciones. Estar con ellos (perros y gatos) es una terapia maravillosa que nos permite recargar energías y olvidar todo el trajín de la semana. Aportarle a un peludito es tan bien, sembrar una semilla para el crecimiento armónico de la vida, de una sociedad que respeta a sus integrantes y que brinda lo mejor de si para un desarrollo constante y en paz.

Los invitamos a seguir nuestras redes, a apoyar nuestra labor y permitirnos continuar con esta hermosa actividad a beneficio de todos los peluditos, para que historias como las de Dulce y Ámbar, puedan ser posibles.

Fundación O.R.C.A



Opinión