Síguenos

Opinión

Antioquia debe recuperar el liderazgo educativo. Por Liliana Rendón.

Publicado

el

Liliana Rend%C3%B3n app

Antioquia es un Departamento grande en extensión, en cuyos 63.612 kilómetros cuadrados cabría casi tres veces la República de El Salvador, es más grande que Holanda, Costa Rica y mucho más extenso que Suiza. En este vasto territorio, diverso, multiétnico y multicultural, habitamos alrededor de 6 millones cuatrocientas mil personas.

Liliana Rendón

Liliana Rendón

Es un departamento muy rico tanto por su capital humano, como por su gran oferta natural. En esto somos, sin lugar a dudas, más ricos que el Japón o Finlandia. Nuestra principal pobreza se llama falta de equidad. Y esta inequidad se vuelve grave e incurable, cuando el sistema educativo no está evolucionando para mejorar las oportunidades de todos, sobre todo de los más débiles, para lograr que aquellos excluidos del desarrollo sean realmente incluidos. Cuando esto sucede, se habla de inequidades estructurales.

Antioquia ha sido líder histórico en educación. Dos faros que aún nos alumbran como la pionera Escuela de Minas y nuestra bicentenaria Universidad de Antioquia, así lo testimonian. Así mismo, la Central Femenina de Antioquia –CEFA- , la Javiera Londoño y el Liceo Antioqueño, son algunos de los grandes logros de la instrucción pública en Colombia. Cuando la educación antioqueña floreció, el departamento fue el primero en el desarrollo nacional.

En épocas recientes, fuimos los primeros en declarar la educación gratuita, los líderes en educación preescolar hasta el 2012, así mismo, el territorio con mayor conectividad del país en sus escuelas y colegios, llegamos a tener 1 computador por cada 15 estudiantes, en el 2012 teníamos una cobertura del 92 por ciento en educación básica, atendíamos al 77% de los estudiantes públicos con complementación alimentaria, en fin que éramos líderes reconocidos oficialmente en todo el continente. Claro que aún nos faltaba mucho camino por recorrer.

El Consejo Privado de Competitividad, el cual acoge a las empresas, empresarios más destacados del país acaba de publicar el Índice Departamental de Competitividad 2014, de 21 departamentos y el Distrito Capital de Bogotá, en el cual en resumen, nos dice que vamos perdiendo terreno, que caminamos de para atrás.

Tamaña tarea le pone este informe al próximo gobierno de Antioquia: Superar ese puesto 12º en calidad educativa, que para el 2012 estaba en el 6º y hoy debería estar entre los tres primeros, volver a llegar a las tasas de deserción más bajas del país, cuando hoy ocupamos el 9º puesto en deserción y llegamos a ser los de menor deserción en el país (2.83%), mejorar el número de estudiantes por profesor, mejorar la formación de los docentes, contar con sistemas modernos y oportunos para monitorear la calidad de la educación, recuperar la senda del bilingüismo, tanto para educadores como para estudiantes y mejorar los ambientes educativos en las cabeceras y en el área rural. Será necesario complementar la política nacional de becas estudiantiles, con esfuerzos departamentales y la búsqueda de estímulos para la formación técnica y tecnológica.

Mejorar en las pruebas saber y en las pruebas pisa tendrá que ser el resultado de unas acciones concertadas con los docentes para hacer énfasis en una renovación de todas las prácticas escolares que enfaticen en la formación de estudiantes críticos y creativos, capaces de saber que hacer con el conocimiento para transformarse y transformar. Eso se logra cuando el docente se sienta tratado con la dignidad que se merece y sea formado y consultado de manera permanente.

La educación debe trascender los discursos e instalarse tanto en los presupuestos públicos y privados, como en las acciones concertadas con las comunidades educativas. El compromiso será claro y tendrá que ser demostrado con cifras e indicadores: Recuperar nuestro liderazgo educativo!!

Publicidad
Publicidad

Medellín